Tecnologías Rotas

Entre lo arcaico y lo moderno. Roles sociales y uso de tecnología en la comunidad otomí de Cerrito Parado por Mariana Geraldine Quintero Campos. Tecnológico de Monterrey, Querétaro.

Lenguas en retroceso vistas como tecnologías rotas por Isamel Arinas Pellón. Universidad Politécnica de Madrid. Dept. Lingüística Aplicada a la Ciencia y la Tecnología.  Agosto – Octubre de 2013.

Estudio comparado de las tecnologías rotas por la Dra. Judith Cortés. Estudio comparado de las tecnologías rotas en la comunidad otomí de Cerrito Parado en el Estado de Querétaro, con las ciudades de Querétaro en México y Malmö en Suecia.

UVLA Universidad Virtual Latinoamericana - Fundada en 1997 0

Seminario: Tecnologías Rotas-13 Noviembre: Sesión en Español

Seminario: Tecnologías Rotas, una aproximación posfenomenológica a la antropología y las ciencias sociales organizado por Prof. Fernando Flores (Lund University, Suecia) y Prof. Luis de Marcos (Universidad de Alcalá, España);13 Noviembre: Sesión en Español

programa13th_esp_Nov2014

UVLA Universidad Virtual Latinoamericana - Fundada en 1997 0

Seminar: Broken Technologies-14th November: English Session

Seminar: Broken Technologies, a postphenomenological approach to anthropology and social sciences, organized by Prof. Fernando Flores (Lund University, Sweden) and Prof. Luis de Marcos (University of Alcalá, Spain)
13th & 14th November. Alcalá de Henares, Madrid (Spain)
program14th_eng_Nov2014

UVLA Universidad Virtual Latinoamericana - Fundada en 1997 0

Conferencia a distancia sobre tecnologías rotas

Estimados colegas,

En el marco de nuestra colaboración en área de la Informática Humanista, el profesor Luis de-Marcos del departamento de Ciencias de la Computación de la Universidad de Alcalá, Madrid, me ha invitado a organizar un encuentro virtual los días 13 y 14 de noviembre con el titulo “Tecnologías rotas, una aproximación posfenomenológica a la antropología y las ciencias sociales.” La intención es la de preparar una conferencia regular el año próximo. Además de los doctorandos del profesor de Marcos, contamos ya con la participación de la profesora Judith Cortés Vásquez del Instituto Tecnológico de Monterrey, Campus Querétaro, México, y con el conjunto de sus estudiantes de licenciatura actualmente trabajando en le tema de las tecnologías rotas en la comunidad de Cerrito Parado; el profesor Ismael Arinas Pellón de la Universidad Politécnica de Madrid, Departamento de Lingüística Aplicada a la Ciencia y a la Tecnología y el filósofo Robert Calabria, profesor de la Universidad de la República, Montevideo, Uruguay. Como invitado especial participará el fundador de la posfenomenología, profesor Don Ihde de la Universidad de New York.

Todos los interesados están invitados a participar a través de la plataforma para conferencias AdobeConnect. Por favor pónganse en contacto conmigo para hacerles llegar los datos de carácter técnico para realizar la comunicación. Si se desea presentar una ponencia, por favor háganme llegar un título y un resumen documental por lo menos dos semanas antes de comenzar el evento. Yo me responsabilizo de hacerlo llegar a todos los participantes antes del comienzo del evento. Los idiomas oficiales del evento son el español y el inglés.

Si se desea visitar Alcalá de Henares el encuentro tendrá lugar a las 16.00 horas en el edificio Politécnico, Sala de Juntas del Departamento de Ciencias de la Computación (tercer piso, zona azul).

Estaremos encantados de recibirles,

fernando.flores@kultur.lu.se

 

UVLA Universidad Virtual Latinoamericana - Fundada en 1997 1

Replanteamiento de la dialéctica del amo y el siervo, las consecuencias políticas de la teoría foucaultiana de biopoder

Replanteamiento de la dialéctica del amo y el siervo

Las consecuencias políticas de la teoría foucaultiana de biopoder.

En la Fenomenología del espíritu[1]Hegel describe el mecanismo a través del cual la conciencia se convierte en autoconciencia; Hegel cree que la autoconciencia se origina en el intercambio con el otro. La dialéctica de Hegel Herrschaft und Knechtschaft es la fórmula del intercambio humano que define la historia, una especie de mecanismo inherente del poder en la sociedad. Hegel expresó este mecanismo histórico como “lógica”.[2]  El modelo hegeliano de conciencia histórica fue adaptado por Marx y Engels a un modelo materialista en el cual el concepto de “lucha de clases” se halla en el centro. Más tarde, el modelo marxista fue combinado con el modelo hegeliano en los trabajos del existencialismo francés que terminan influenciando la obra del Simone de Beauvoir y el feminismo.[3] Siguiendo a Kojéve y a Hyppolite, Simone de Beauvoir explica las relaciones de poder entre hombres y mujeres en la historia como un ejemplo del modelo de la dialéctica del amo y el siervo. En lucha contra la herencia patriarcalista de la sociedad moderna, la mujer concientiza su situación de opresión paso necesario para alcanzar la libertad como género. Hasta la publicación de la teoría foucaultiana del biopoder, la dialéctica del amo y el siervo fue el modelo teórico subyacente dominante usado para una explicación de la evolución de la sociedad como un todo histórico. Ahora bien, a partir de la obra de Foucault y más tarde como consecuencia del trabajo de Donna Haraway y los post-humanistas, el dominio teórico de la dialéctica del amo y del siervo fue seriamente cuestionado. La crítica de Foucault a la dialéctica del amo y el siervo fue realizada indirectamente; se formuló a través de la crítica de la noción de verdad y a su relación con el poder social. Según la dialéctica del amo y el siervo, el poder del amo socava la verdad histórica; es este un poder que se establece mediante la ideología del dominio, ideología que sustituye a la verdad. De esta manera, el acceso a la verdad es solo accesible al explotado, quien puede alcanzarla a través de la autoconciencia en plena lucha contra la ideología dominante del amo. Aunque Foucault no se refiere de forma explícita a la dialéctica del amo y el siervo, está muy claro para nosotros que la relación entre poder y verdad propia de esta dialéctica es aquella a la que Foucault criticó y que denominó “hipótesis represiva.” Según esta hipótesis represiva de la evolución histórica, las sociedades europeas mostraron un grado de represión disimulada creciente de su población, represión que comprendió especialmente la esfera reproductiva y sexual de la sociedad. El momento más alto de este proceso se habría alcanzado con el surgimiento del capitalismo. Según esta interpretación, la represión de la vida sexual propia de la sociedad capitalista se debería a su compatibilidad con la ética capitalista del trabajo. Según la hipótesis represiva el control de las prácticas reproductiva y sexual sería entonces la expresión de la modernidad, una consecuencia directa de la última fase de la sociedad de clases. Por lo tanto, la lucha por la libertad reproductiva y sexual sería la expresión de una resistencia a la ética represiva del capitalismo y además una lucha en favor de la verdad. Según Foucault, el psicoanálisis habría desempeñado un papel importante en la puesta-en-escena de la hipótesis represiva. Trabajando contra una supuesta represión de la sexualidad, el psicoanálisis se habría autoerigido en el exorcista de la “verdad” subyugada.

Pero Foucault no se contenta con criticar a la “hipótesis represiva”. Contra esta interpretación, Foucault propuso un nuevo paradigma interpretativo del poder en la sociedad. Según este nuevo paradigma, una nueva forma de la administración del poder social se habría desarrollado durante los siglos XVIII y XIX; Foucault llamó a esta teoría del “biopoder.” El paradigma del biopoder se habría desarrollado siguiendo dos caminos: 1) a través de la manipulación de la herencia que hizo de la “calidad genética” de la especie humana una cuestión científica y 2) a través de la manipulación del cuerpo humano en general recurriendo al castigo y a la recompensa. Foucault presentó este nuevo paradigma en su obra Vigilar y castigar: el nacimiento de la prisión[4]; observemos que en este nuevo modelo de poder, la dialéctica del amo y el siervo asumen un papel secundario. En el centro del nuevo paradigma tenemos en cambio el despliegue del poder invisible de la sociedad en su conjunto, una arreglo de la sociedad a través del uso de varios instrumentos de control entendidos como “tecnologías”. El disciplinamiento del cuerpo humano se aplicaría no sólo a las clases servidoras, sino también a la clase de los amos, a través de la acción disciplinar de instituciones como cárceles, hospitales, universidades y escuelas. En este nuevo paradigma, la verdad se produce a través del control y de la disciplina; es como si la verdad fuese exprimida de los cuerpos de todas las personas. Este nuevo paradigma teórico propio de una nueva sociedad que podríamos calificar de «moderna», habría organizado sus recursos independientemente de los intereses de las clases en particular, subordinando el punto de vista de los individuos y de los grupos en beneficio de la supervivencia del todo del corpus social. La teoría del biopoder, sustituye la negatividad del amo por la negatividad de la superestructura social. Por supuesto, esta tesis es muy controvertida y esboza una teoría de la sociedad que Foucault jamás desarrolló. En definitiva, la teoría social foucaultiana asume que la sociedad actúa como una biomáquina en base a la aplicación de tecnologías formativas del cuerpo humano. El enfoque foucaultiano es posthumanista en este sentido, actualizando indirectamente la vieja cuestión de la relación entre naturaleza y cultura. Sin embargo, el enfoque foucaultiano mantiene sus distancias del darwinismo social en tanto la positividad y la negatividad del biopoder afecta a todos los individuos sin discriminaciones. En tanto la teoría del biopoder asume que la represión es parte necesaria de la verdad, llama a la “liberación”, pero no ya a una liberación de la ideología de la clase dominante, sino de las consecuencias negativas de la ideología de amo y el siervo, en tanto ésta cultivaría las actitudes de “victimario” y de “victima,” desviando la atención del verdadero mecanismo que permitiría asumir el control del cambio social: la disciplina. Los interpretes de Foucault –y quizás él mismo – han asumido que la teoría del biopoder permitía una crítica del poder en la sociedad moderna. Todo lo contrario, su poder explicativo, a lo sumo rectifica y afina el ejercicio inexorable del poder en la modernidad. Debido a esta particularidad, el trabajo de Foucault ha generado un intenso debate entre feministas. Algunas feministas que adoptan la perspectiva hegeliana original de Simone de Beauvoir han criticado el rechazo de Foucault de la hipótesis represiva. Sin embargo estas feministas no señalan claramente el verdadero conflicto que tienen con enfoque de Foucault, evitando discutir su crítica ocultada a la dialéctica del amo y criado. Toril Moi, Nancy Hartsock, Linda Alcoff advierten que “una mayor apropiación de Foucault por los teóricos feministas es imprudente.”[5]Algunas otras feministas, especialmente Donna Haraway, ven en el concepto de la biopoder una interesante aportación a las tecnologías aplicables al cuerpo humano. Los ciborgs serían el resultado de la fusión simbiótica de la esfera orgánica y los sistemas tecnológicos.[6]Un ejemplo fructuoso de esta simbiosis sería la coevolución persona-máquina centrada en la reproducción, las nuevas prácticas que incluyen desde la fecundación artificial hasta las técnicas de control del embarazo. Este grupo de feministas encabezados por Haraway entienden el trabajo de Foucault como un tímido comienzo de una nueva era. Por ejemplo Donna J. Haraway, escribió: “la “biopolítica de Michael Foucault es una premonición flácida de la política del ciborg, un campo todavía muy abierto”. En este nuevo paradigma, el poder se asocia al conocimiento tecnológico y a la verdad alcanzada por la sociedad en su conjunto, independientemente de cualquier aspecto relacionado a la “lucha social”, actualizándose el problema del lugar de la ciencia y la tecnología en le estructura social marxista, teoría que jamás logró explicar convincentemente su relación con la “lucha de clases”.[7] Como consecuencia de este “proceso de ciborgización”, las diferencias entre los grupos sociales, así como las diferencias entre hombres y mujeres tenderían a desaparecer.

La sociedad del biopoder

La pregunta sobre el poder y su relación con la verdad y el conocimiento es central para cualquier teoría de la historia que puede ser un apoyo a la acción política. Esta teoría se debe abrir a la deconstrucción del poder, mostrando el camino de la acción que permite tal deconstrucción. La teoría marxista permitía tal deconstrucción del poder entendido como la transferencia del mismo de una clase a otra mediante la acción política del partido comunista. Sin embargo, la metodología deconstructiva marxista del comunismo se ha formado en el marco de la dialéctica del amo y el siervo, y es indistinguible de esta. Su éxito y fracaso ha dependido del éxito y fracaso de su aplicación política. Después de la revolución soviética en 1917, la transferencia del poder político de la clase dominante de la sociedad capitalista al partido comunista, corroboró que esta trasferencia del poder solamente instauraba una nueva relación entre amos y siervos. Por lo tanto, el caso histórico de la Unión Soviética demostró que la dialéctica del amo y el siervo no puede utilizarse para la deconstrucción del poder social.

La confusión del marxismo acerca de la explotación del “hombre por el hombre” se inicia con una interpretación errónea del papel de los lazos de sangre en la historia. Para Marx y Engels las sociedades primitivas estaban organizadas en torno a la familia (la mujer, el hombre y sus hijos) estos a su vez formaban clanes o tribus y finalmente constituían etnias. Con el desarrollo de los medios de producción surge la primera sociedad de clases, en dónde los lazos de sangre son sustituidos por lazos políticos de explotación de una clase por otra. La familia, el clan y la etnia pasan desde entonces a jugar un papel secundario. Nuestro trabajo ha consistido en mostrar que las clases sociales son en realidad una prolongación de la familia, el clan y la etnia, comportándose en realidad como “castas”. De esta manera, nuestro trabajo refuerza la noción foucaultiana de biopoder. Por ejemplo, la sociedad esclavista, surge con la esclavización de etnias enemigas. Esto está muy claramente documentado por ejemplo en la Biblia:

Asegúrate de que tus esclavos y esclavas provengan de las naciones vecinas; allí podrás comprarlos. También podrás comprar esclavos nacidos en tu país, siempre y cuando sean de las familias extranjeras que vivan en medio de ustedes. Ellos serán propiedad de ustedes, y podrán dejárselos a sus hijos como herencia para que les sirvan de por vida. Pero ninguno de ustedes, los israelitas, debe dominar ni tratar con crueldad a sus hermanos de raza. (Levítico 25:44-46 NVI).

Está documentado que las etnias de esclavos de la antigüedad son las que constituyen la clase de los siervos de la Edad Media y que de estos grupos surge la clase obrera con el capitalismo. En pocas palabras, las clases explotadas en la historia son parientes entre sí, tienen un mismo banco genético. Lo mismo puede decirse de los explotadores. Las clases explotadas y explotadoras se comportan en realidad como “castas”. Esta conclusión nos dice que llamada “lucha de clases” cambia solamente el nombre del explotado y del explotador manteniendo más o menos las relaciones de poder entre las macro-etnias que constituyen. Si lo que se desea es poner fin a la “explotación del hombre por el hombre” será necesario terminar con la “lucha de castas” y no promoverla, como se ha hecho hasta ahora. Paralelamente a la lucha de castas, la historia muestra el desarrollo de una sociedad civil, paralela a las estructuras de poder, en las que se manifiesta la experiencia adquirida por el hombre en la historia. Esta sociedad civil ha establecido y desarrollado los conceptos que permitirán terminar con la desigualdad entre las castas. La sociedad civil se caracteriza por ser una sociedad “artificial” en el sentido de que es independiente de la sociedad “real” de las castas. Su artificialidad radica en desconocer las leyes biológicas que rigen la familia, el clan y la etnia elaborando leyes sociales en las que las nociones de razón y justicia predominan y doblegan a los impulsos instintivos del ser humano biológico.

 

Bibliografía

Dreyfus, Hubert L. & Rabinow, Paul, Michel Foucault: beyond structuralism and hermeneutics, 2. ed., Univ. of Chicago Press, Chicago, 1983; p. 127.

Flores Morador, Fernando, After Capitalism: Modernism (Cyborgism). A Contribution to the Critique of Historical Materialism (December 9, 2013). Available at SSRN: http://ssrn.com/abstract=2365218 or http://dx.doi.org/10.2139/ssrn.2365218

Foucault, Michel, Discipline and punish: the birth of the prison, 2nd Vintage Books ed., Vintage Books, New York, 1995[1977].

Haraway, Donna Jeanne, “A cyborg manifesto: science, technology, and socialist-feminism in the late twentieth century”, Posthumanism., S. 69-84, 2000.

Haraway, Donna J. Simians, cyborgs, and women: the reinvention of nature, Routledge, New York, 1991.

Hegel, Georg Wilhelm Friedrich & Baillie, J. B., The phenomenology of spirit: (the phenomenology of mind), Digireads.com Publishing, [Lawrence, Kan.], 2009

Lundgren-Gothlin, Eva. Sex and Existence. Simone de Beauvoir’s The Second Sex. London 1996.

McLaren, Margaret A., Feminism, Foucault, and embodied subjectivity, State Univ. of New York Press, Albany, 2002.

Stalin. J.V. “Marxism and Problems of Linguistics.” First Published: June 20, July 4, and August 2, 1950 issues of Pravda Source: Marxism and Problems of Linguistics, by J.V. Stalin, Foreign Languages Publishing House, Moscow. Online Version: Stalin Reference Archive (marxists.org) 2000.

 

 

[1]Hegel, Georg Wilhelm Friedrich & Baillie, J. B., The phenomenology of spirit: (the phenomenology of mind), Digireads.com Publishing, [Lawrence, Kan.], 2009.

[2]Gothlin, Eva, Sex and existence: Simone de Beauvoir’s The second sex, Athlone, London, 1996; pág. 60.

[3]Gothlin, Eva; pág. 58.

[4] Foucault, Michel, Discipline and punish: the birth of the prison, 2nd Vintage Books ed., Vintage Books, New York, 1995[1977].

[5] McLaren, Margaret A., Feminism, Foucault, and embodied subjectivity, State Univ. of New York Press, Albany, 2002; pág. 2.

[6] Haraway, Donna J. Simians, cyborgs, and women: the reinvention of nature, Routledge, New York, 1991; pág. 150.

[7] Acerca de este tema véase: J.V. Stalin. “Marxism and Problems of Linguistics.” First Published:Published in the June 20, July 4, and August 2, 1950 issues of Pravda Source: Marxism and Problems of Linguistics, by J.V. Stalin, Foreign Languages Publishing House, Moscow. Transcription/HTML Markup: M. and Charles Farrell. Online Version: Stalin Reference Archive (marxists.org) 2000.

UVLA Universidad Virtual Latinoamericana - Fundada en 1997 1

Para aquellos que peinan canas y que todavía creen que la historia tiene lógica

Algunos amigos que peinan canas y que todavía creen que la historia tiene lógica me han pedido que explique en pocas palabras las reflexiones vertidas en mi libro “Después del Capitalismo, el Ciborgismo” editado en español en 2013. En el librito defiendo el marxismo como teoría de la historia pero modifico algunas de sus tesis basándome en los hechos históricos acaecidos sobre todo en la segunda parte del siglo XX. Advierto desde ya que las explicaciones que siguen so muy superficiales y aquellos que estén interesados en profundizar en estos temas le recomendamos la lectura del libro. En tal caso escríbanme a la dirección postal morador56@hotmail.com que les haré llegar una copia digital del mismo.

1)      Para Marx y Engels las sociedad primitivas estaban organizadas en torno a la familia (la mujer, el hombre y sus hijos) estos a su vez formaban clanes o tribus y finalmente constituían etnias. Con el desarrollo de los medios de producción surge la primera sociedad de clases, en dónde los lazos de sangre son sustituidos por lazos políticos. La familia, el clan y la etnia pasan desde entonces a jugar un papel secundario.

2)      Mi trabajo ha consistido en mostrar que las clases sociales son en realidad una prolongación de la familia, el clan y las etnias. Por ejemplo, la sociedad esclavista, surge con la esclavización de etnias enemigas. Esto está muy claramente documentado por ejemplo en la Biblia: Asegúrate de que tus esclavos y esclavas provengan de las naciones vecinas; allí podrás comprarlos. También podrás comprar esclavos nacidos en tu país, siempre y cuando sean de las familias extranjeras que vivan en medio de ustedes. Ellos serán propiedad de ustedes, y podrán dejárselos a sus hijos como herencia para que les sirvan de por vida. Pero ninguno de ustedes, los israelitas, debe dominar ni tratar con crueldad a sus hermanos de raza. (Levítico 25:44-46 NVI).”

3)      Está documentado que las etnias de esclavos de la antigüedad son las que constituyen la clase de los ciervos de la Edad Media y que de estos grupos surgen la clase obrera del capitalismo. En pocas palabras, las clases explotadas en la historia son parientes entre sí, tienen un mismo banco genético. Lo mismo puede decirse de los explotadores. Las clases explotadas y explotadoras se comportan en realidad como “castas”.

4)      Esta conclusión nos dice que llamada “lucha de clases” solamente le cambia el nombre al explotado y al explotador manteniendo más o menos las relaciones de poder entre las macro-etnias que constituyen. Si lo que se desea es poner fin a la “explotación del hombre por el hombre” será necesario terminar con la “lucha de castas” y no promoverla, como se ha hecho hasta ahora.

5)      Paralelamente a la lucha de castas, la historia muestra el desarrollo de una sociedad civil, paralela a las estructuras de poder, en las que se manifiesta la experiencia adquirida por el hombre en la historia. Esta sociedad civil ha establecido y desarrollado los conceptos que permitirán terminar con la injusticia. La sociedad civil se caracteriza por ser una sociedad “artificial” en el sentido de que es independiente de la sociedad “real” de las castas. Su artificialidad radica en desconocer las leyes biológicas que rigen la familia, el clan y la etnia elaborando leyes sociales en las que las nociones de razón y justicia predominan y doblegan a los impulsos instintivos del ser humano biológico.

6)      En términos prácticos hagámonos la pregunta de Lenin: ¿Qué hacer? Las tareas fundamentales son entonces las de fortalecer la sociedad civil, fortaleciendo todos los aspectos en los cuales el “ser humano” se imponga al “ser étnico”. Comprender que todo grupo humano (partido político, sindicato, etc.) tiene a perpetuarse estableciendo lazos sanguíneos internos al mismo. Esta tendencia debe combatirse abriéndose a la defensa de los derechos de la persona sobre los derechos del grupo, a la igualdad entre los sexos, a la defensa del derecho a la libertad sexual, al aborto, a cualquier forma de familia, inclusive la formada por homosexuales. En general apoyar todas las acciones que desmonten las estructuras básicas de las castas. Esto debe ser integrado a la actividad política y sindical, comprendiendo que la lucha contra la explotación no pasa por cambiar al explotador de turno por otro, sino en cambiar la sociedad basada en la explotación por una basada en la colaboración. Creemos que el ser humano emergente será un “ciborg” es decir un ser producto de la historia y de la cultura y por lo tanto cada vez más lejos de un simple animal.

UVLA Universidad Virtual Latinoamericana - Fundada en 1997 1

30 años de la revista QUIPU- Entrevista a Juan José Saldaña

“La historia de la ciencia local aporta espesura a la cultura de América Latina”

“Ya es tiempo de ocuparse del público”

Entrevista a Juan José Saldaña

Por: Libertad Díaz Molina

Universidad del Caribe

P. Estimado Dr. Saldaña. En breve Quipu, Revista Latinoamericana de Historia de las Ciencias y la Tecnología cumplirá 30 años de su fundación, y ahora anuncia usted una renovación completa del concepto mismo de revista académica para Quipu. Para iniciar esta entrevista, díganos por favor en su calidad de Director-Fundador de dicha revista cuándo y porqué surgió la idea de esta publicación.

R. JJS: El primer número de Quipu apareció en marzo de 1984 por lo que en efecto son treinta años los transcurridos desde su fundación. Varios fueron los motivos que nos llevaron a concebirla y luego a publicarla. Debo empezar por decir, y esto sin exageración alguna, que en esa época la historia de la ciencia y la tecnología de las regiones periféricas era completamente ignorada y por ello incomprendida. Y a este respecto América Latina, entendida como región geo-cultural-epistémica, no era una excepción sino que por el contrario ejemplificaba el prejuicio de considerar que la creatividad científica y la transformación material de la realidad con base en el conocimiento científico eran completamente exógenos a sus sociedades. Sin embargo, en algunos países se habían publicado algunos estudios sobre la ciencia local y por ello algo se sabía de la historia de la medicina, la minería o la biografía de algunos personajes o instituciones; pero era un hecho cierto que esos estudios eran difíciles de conseguir, que eran casi ignorados y que su influencia era definitivamente nula al interior mismo de sus países, y no se diga fuera de ellos. Es decir, que a la opacidad epistémica del objeto de estudio se sumaba una incomunicación completa entre quienes se interesaban por esos temas, y entre ellos y el público. Por ello era común afirmar que para encontrar a América Latina había que ir… ¡a París! Sólo de esa manera se podía entrar en contacto con otros latinoamericanos, y muchos así lo hicimos. Pero aun cuando para aquellos años ya existíamos algunos cuantos jóvenes doctores en historia de la ciencia en algunos países, la historia de la ciencia latinoamericana seguía siendo opaca aún para nosotros pues habíamos sido formados en Europa, la URSS o USA, sitios en donde esta disciplina había cobrado gran impulso ciertamente pero donde no se estudiaba nada relacionado con América Latina o cualquier otra región periférica. En aquella época nuestras tesis doctorales versaron invariablemente sobre la ciencia europea.

Fue con estos pocos colegas que hicimos el esfuerzo de reunirnos por primera vez (Puebla, México, 1982) para considerar las posibilidades de desarrollar –de inventar, se podría decir- el género “historia de la ciencia latinoamericana” y para ello formamos una sociedad científica. Entre otras tareas que nos impusimos para desarrollar esa comunidad regional estuvo el objetivo de contar con una revista que con rigor académico abordara ese amplio y nuevo campo de estudio: la historia de la ciencia y la tecnología de América Latina. Esa publicación fue Quipu, y su impacto fue inmediato y rebasó nuestras fronteras. La revista se encuentra en una gran cantidad de bibliotecas en el mundo. Las citas que tienen los artículos publicados en Quipu son muy numerosas y este hecho es excepcional. Y para la comunidad que la alentaba, Quipu era su representante y era su voz. Nuestra revista llegó a ser, sin duda, un punto de referencia obligado en el estudio de la ciencia en diferentes contextos culturales. A la distancia de tres décadas, creo que no nos equivocamos al publicar esta revista pues en gran medida gracias a ella su temática hizo eclosión en el ámbito latinoamericano y fue reconocida fuera de él también. Pero lo más importante es que ya no tuvimos que justificar más por qué hacíamos ese tipo de estudios, como era el caso al principio, pues, inclusive, siguiendo nuestros pasos a nivel mundial se impuso el estudio de la ciencia “en situación” que es el que hoy predomina.

P. Desde 2012 reanudó usted la publicación de Quipu en forma electrónica ya que había sido suspendida más de una década atrás. ¿A qué obedeció este renacimiento de la revista?

R. JJS: En “Mi experiencia como Editor de Quipu” expuse hace algunos años por qué se detuvo en el año 2000 este proyecto. En lo fundamental, reitero, fue la incapacidad estructural de nuestra comunidad para enfrentar los enormes desafíos que entonces existían para que funcionara una publicación profesional, y la comunidad profesional misma, al nivel de todo un continente. Pues, aunque se hablaba mucho entonces de identidad latinoamericana, de hermandad inclusive, en los hechos ninguna institución o gobierno estuvo dispuesto a apoyar empresas profesionales regionales como la nuestra. Un reflejo, tal vez, de nuestro atraso de entonces en tantos otros órdenes. No obstante, el mundo cambió substancialmente como consecuencia, en parte muy importante, de la globalización y la revolución informática, y ello abrió posibilidades inéditas hasta entonces en muchos ámbitos de la vida social. Sin embrago, en nuestro campo ello no ha producido una adaptación a la nueva situación que permite, entre otros cambios importantes, nuevas posibilidades para ocuparse del público y una nueva naturaleza para las comunidades profesionales. Pues bien, En Quipu nos pareció que ya era tiempo de hacerlo y poner a tono con nuestro tiempo a la historia de la ciencia y la tecnología contando con la acción decidida de sus propios protagonistas. Quiero decir que los importantes resultados que hemos logrado en el pasado no han influido casi en nuestras sociedades y aún se encuentran actuantes aquellos prejuicios sobre nuestra esterilidad en materia científica y tecnológica. Para empezar estos prejuicios que observamos aún entre una parte de los intelectuales deben ser desterrados definitivamente pues afectan negativamente en muchos ámbitos a la sociedad, y, sobre todo, porque son falsos. Remontar esta situación, en mi opinión, corresponde a los propios historiadores de la ciencia de América Latina, modificando para ello su comportamiento profesional egocéntrico. Pues, si bien es verdad que surgieron importantes comunidades de especialistas en diversos países también lo es que éstas investigan y publican para ellas mismas y que la incomunicación ahora se da entre los investigadores y el resto de la sociedad a la que pertenecen. También la comunicación transversal latinoamericana, los estudios comparativos y los intercambios intrarregionales se han debilitado y será necesario recuperarlos. De esta manera nuestra revista, en esta segunda etapa de su existencia, se ha propuesto incidir en todo ello pero ahora echando mano de los recursos de la tecnología informática y de las comunicaciones a nuestra disposición. Después de todo es la historia de la ciencia y la tecnología locales la que puede aportar espesura a la cultura que necesita América Latina ante la globalidad que estamos experimentando, y no podemos permanecer más tiempo de brazos cruzados.

P. A ese respecto, quisiera usted decirnos específicamente en qué consiste el viraje que ha emprendido la Revista Quipu para dar satisfacción a estas nuevas demandas, mismo que fue dado a conocer hace unos días.

R. JJS: Las revistas académicas se encuentran hoy en día en una encrucijada de la que está resultando difícil salir. Las de tipo institucional no responden generalmente a los requisitos de imparcialidad y libertad que demanda la investigación científica por la bien conocida regla de oro que en ellas opera: “quien pone el oro pone la regla”. Las revistas no institucionales, por su parte, han caído en manos de empresas que buscan lucro y han vuelto sumamente costoso a los autores publicar en ellas, a las bibliotecas universitarias adquirirlas y a los lectores tener acceso a lo que se publica. En Europa, por ejemplo, se dan actualmente debates acalorados e iniciativas comunitarias sobre estos temas. En Quipu hemos optado por una tercera vía estratégica adaptada a nuestra realidad latinoamericana que es la profesional. La reforma de la revista está integrada por varios elementos que interactúan, empezando por la publicación misma que ahora se realiza en formato electrónico. Pero esto, siendo un cambio importante, por sí sólo no basta pues se necesita también de una comunidad vinculada a la revista pero de nuevo cuño: una comunidad activa en la Internet e integrada tanto por especialistas como por profesionales de otros campos y aún de público de toda la región: tal es la CIHCyTAL o Comunidad en Internet de Historia de la Ciencia y la Tecnología de América Latina. Por otra parte es fundamental que la revista, a su vez, brinde nuevos servicios de visibilidad y formación a esta comunidad y al público, además de los tradicionales de edición de artículos. Quipu, ahora, entre otros servicios ofrece a la Comunidad los Seminarios en la Web o Webinars que estando a cargo de los mismos miembros de la comunidad contribuyen a la superación profesional y a dar difusión continental e internacional a sus investigaciones; igualmente la popularización de las investigaciones publicadas por la revista, y de otro origen también, que las pone a disposición inmediata de los lectores en la Internet y a través de un Blog; también de relevancia es la presencia activa de la Comunidad en la Internet a través de las Redes Sociales y otros mecanismos para proporcionar visibilidad para nuestras publicaciones, para nuestros autores y para nuestros temas. Empezamos hace un año a trabajar en esta perspectiva y en diciembre de 2013 la hemos puesto ya a disposición de la Comunidad tanto de nuestros autores como de nuestros lectores. Si bien es pronto para juzgar sobre resultados, la acogida inicial que hemos tenido es muy promisoria, y ello a pesar de la novedad tecnológica que encierra la propuesta que a algunos aún les parece extravagante. Pero toda innovación al principio lo parece y los jóvenes de edad o de espíritu han sido siempre los promotores de los cambios que se necesitan, y en ellos confiamos.

P. ¿Qué resultados se esperan obtener con tan innovadoras propuestas?

R. JJS: Queremos definitivamente acabar con la falta de lectores que padecen desde hace mucho las revistas académicas y volver socialmente influyentes a los resultados de la investigación en historia de las ciencias y la tecnología de América Latina. Ambos objetivos los pretendemos alcanzar con la participación misma de los investigadores y del público. Con las innovaciones tecnológicas que actualmente existen (inimaginables tan solo hace veinte años) creemos, además, que contamos con un instrumental apropiado para conseguirlo y crear así una nueva cultura de la ciencia en América Latina basada en el conocimiento de su historia. Ya es tiempo de mostrar a un público amplio que ha existido una experiencia particular de la ciencia y la tecnología de carácter no trivial en la región latinoamericana y, así, que desterremos definitivamente la ideología de la esterilidad que nos fue impuesta por intereses que ya hemos identificado a estas alturas con claridad. En la ejecución exitosa de este proyecto nos va el futuro. De esta forma, es dable esperar de esta estrategia que hemos adoptado la publicación de investigaciones originales sobre la ciencia y la tecnología con una divulgación que será eficiente; la obtención de influencia sobre la educación científica y tecnológica mediante la incorporación de la historia de la ciencia local en la didáctica científica; en la comunicación pública de la ciencia al vincularla con la experiencia científica de nuestras sociedades; en las políticas de ciencia, tecnología e innovación al incorporar en ellas el grano de realismo que aporta el conocimiento de nuestro pasado, y en la creación de una nueva cultura de la CyT entre el público mediante el conocimiento de su historia. Pero, desde luego, no es menor que también estemos aspirando a establecer una forma nueva y efectiva de comunicación entre los especialistas y la sociedad.

P. En lo personal, ¿Cuál ha sido la mayor satisfacción que le ha proporcionado la Revista Quipu?

R. JJS: Luego de treinta años de dirigir esta revista que tantos logros ha alcanzado sería una falsa modestia decir que no me siento orgulloso por haber dirigido el barco en su travesía; pero sería injusto si no digo que no lo hice solo, pues todo el tiempo conté con la colaboración de muchos colegas de toda la región y con el valioso apoyo de los autores que son quienes han proporcionado la substancia de Quipu. Refiriéndome específicamente a su pregunta, mi mayor satisfacción ha sido de carácter ético. Quipu ha contribuido al surgimiento y al empoderamiento, en el amplio espacio de nuestra región, de una comunidad de profesionales para realizar un trabajo especializado y además hacerlo bien en beneficio de América Latina y de nuestra disciplina. Estoy seguro que la satisfacción de haber creado este vigoroso instrumento la comparten también los colegas que hace treinta años imaginamos que era posible publicar una revista académica sobre una temática nueva y de valor cultural cierto para nuestros países. Y, juzgo igualmente, que será satisfactorio para los colegas jóvenes y desde luego para mis contemporáneos y para mí mismo, el contar con la excitante oportunidad de realizar con vigor nuevos fines profesionales de relevante impacto social y cultural para nuestra región, para nuestra disciplina y para nuestra contribución a la historia de la ciencia mundial disponiendo, en esta ocasión, de nuevos medios eficientes y apropiados para lo que estamos buscando como comunidad profesional en Internet.

LDM: Muchas gracias, Dr. Saldaña, por esta entrevista; y mis mejores deseos para el buen éxito de este gran proyecto.

Esta entrevista se verificó el 2 de enero de 2014.

UVLA Universidad Virtual Latinoamericana - Fundada en 1997 0

Sobre la Historia de las Ciencias en Latinoamerica (Entrevista CIHC y TAL con Luis Carlos Arboleda y Zenobio Saldivia )

Hola amigos y colegas:

En este enlace se encuentra una entrevista que nos hizo recientemente en México el profesor Saldaña de la UNAM, a dos investigadores miembros de la Comunidad en Internet de Historiadores de las Ciencias y la Tecnología de América Latina (CIHCyTAL):

http://youtu.be/nNC301w3CVQ

Agradezco difusión y comentarios.

Abrazos,

Luis Carlos Arboleda

UVLA Universidad Virtual Latinoamericana - Fundada en 1997 0

CONFERÊNCIA: EDUCAÇÃO DO FUTURO

CONFERÊNCIA: EDUCAÇÃO DO FUTURO

http://www.peaceglobalnet.org/inscricoes.htm

Criação: vivemos um tempo de transição no qual “tudo que é sólido se dissolve no ar”. A noção de uma materialidade fixa e imutável cede lugar a de um mundo e universo em constante criação. No coração da matéria não há matéria.

Vínculos: vivemos numa espacialidade de ambientes e conexões onde o local se articula com os fluxos chamados de virtuais, no entanto pronunciadamente presentes e disponíveis.

Sincronias: o tempo cronológico, segmentado, justaposto é revisto pelo instantâneo e o contínuo. Anúncios de eternidade, sincronicidades e encontros.

Educação: como recriar uma educação onde as múltiplas dimensões do que chamamos de real apontam para um ser humano capaz de reorganizar seu campo de consciência com aprendizagens contínuas, insights reveladores, auto-organização de suas capacidades sensórias, sensíveis, perceptuais e de sua motivação e vontade?

Após acompanharmos e participarmos destes 20 Anos de significativas mudanças no mundo, especialmente nas áreas da tecnologia e dos estudos da mente, quais os desafios, urgências e possibilidades se apresentam para a Educação do Futuro? 

A CONFERÊNCIA

Estamos vivendo uma importante transição civilizatória que envolve todo o planeta, toda a humanidade e as diversas manifestações da vida na terra.

Com a emergência da consciência planetária começamos a perceber nosso pertencimento à teia da vida e começamos a aprender como operar nas dinâmicas cotidianas dando conta da nossa interdependência, deste repercutir e afetar mútuos e contínuos de nossas ações.

Esta transição civilizatória enfrenta os desafios de transformar estruturas e padrões de comportamento causadores de destruição e violência em cultura da paz e da sustentabilidade para toda a humanidade.   

Estamos, nesta Conferência, celebrando a trajetória de um grupo e seus parceiros que há vinte anos busca contribuir nesta construção coletiva, utilizando os instrumentos mais efetivos que dispõem os educadores: inspirar aprendizados transformadores, clarear nossa visão e ajudar a contatar a força viva das qualidades, dos valores ou virtudes que movem nossas ações.

 

Nossa matéria prima é o conhecimento, que esperamos esteja a serviço da vida, da dignidade e do bem estar de todos e cada um.

“Educação do Futuro: Amor & Inteligência Criativa” é também o momento da inauguração das WE.CON – Conferências Mundiais de Educação, que se oferecem como ferramentas de gestão cooperativa local, articuladas globalmente, das ações voltadas às crianças, adolescentes e futuras mães.

É o momento onde o evento de São Paulo, transmitido em tempo real, se articula com as Conferência Locais em outras cidades e em comunidades em todo o Brasil.

É o momento onde se inaugura a dinâmica de formação de grupos, de redes locais que com o suporte de focalizadores e ferramentas eletrônicas de gestão compartilhada, se preparam para mobilizar e operar informações e conexões que promovam o cuidado, a proteção, o desenvolvimento dos talentos, dos vínculos saudáveis, da criatividade e das oportunidades de cooperação prática e efetiva do local ao planetário.   

 

INSCRIÇÕES

Você está convidado a participar da Conferência Educação do Futuro – 20 Anos: Amor e Inteligência Criativa, que se realizará de 18 a 20 de Março de 2014.

Inscrições para participar nas seguintes atividades:

 

UVLA Universidad Virtual Latinoamericana - Fundada en 1997 2

Despues del capitalismo: el modernismo (cyborgismo)

 

 

Estimados amigos

Les hago llegar mi último trabajo que por desgracia y de manera postuma va dedicado a nuestro querido Lic. Alfredo Armando Aguirre, recientemente fallecido. El libro está escrito originalmente en inglés y es el doble de largo. Tampoco está pronto. Significa mi ruptura con el postmodernismo de “las tecnologías rotas”. Vuelvo a las “grandes teorías y las grandes explicaciones”. Claro que el proceso empieza hace muchos años y suma toda la experiencia acumulada en los años de militancia y exilio. Es una crítica respetuosa al materialismo histórico, en el sentido que le define en un nuevo contexto. Es una reconversión del MH a la era digital.

Descargar el texto completo haciendo click aquí:    Despues del Capitalismo_okt_30

 

En pocas palabras y para anticipar algunos temas y hacer más apetitosa la lectura:

1)      Defiendo la primacía del conocimiento y la experiencia, de lo que en la tradición marxista se define como “praxis” sobre la ideología (entendida esta como representación clasista de la realidad). No hay ideología (burguesa o proletaria o cualquier otra) que pueda con la experiencia.

2)      El carácter étnico de las clases sociales, entendidas como resabios arcaicos de la tribu. Le quito a éstas todo papel protagónico en el desarrollo de la historia. Esto ya lo ha hecho Habermas para quien la marcha de la historia radica en la comunicación y no en las clases sociales. Pero Habermas no dice nada más. Yo completo y digo que radica en la “información” en todas sus formas pero sobre todo como “orden” en el mundo. (Una noción de “información” que recuerda la noción de “orden” en el Foucault de “Les Mots et les Choses”.)

3)      Supone una crítica muy dura a toda forma de organización estable, sobre todo los partidos políticos y los sindicatos porque en la parálisis resurgen los lazos de la “Cosa Nostra”. Esta tesis descoloca pero no condena la labor de los partidos y los sindicatos. Específica que su rol es el de asegurar el fortalecimiento de la modernidad y punto. Esta es una tarea colectiva y sin vanguardias específicas dadas a priori. Supone el rehacer continuo de la propia organización. El reconocimiento de las ONGs en general, como formas circunstanciales de la organización política. Estas formas evitan que los valores tribales se enquisten en la organización política.

4)      No hay un socialismo por-venir. No habrá sociedad sin clases. Habrá sociedades ultra modernas, a las que llamo ciber-sociedades producto de una “ciberidad” producida por el desarrollo de  relaciones “artificiales”. Esta sociedad será desarrollada en forma gradual sin final feliz, alcanzando solamente una felicidad coyuntural, provisoria.

5)      Todo trabajo es igual de valioso y el trabajo de bajo contenido informacional (el trabajo de la casa, el club, el barrio, los amateurs, etc.) es mucho, pero mucho más importante que el trabajo en las fábricas y demás centros de concentración del poder económico de las clases-etnias dominantes. El trabajo voluntario y/o ideal puede ser trabajo para la Cosa Nostra (sigue siendo trabajo de la familia), pero es importante por su monto, por la masa superior de información generada en este contexto. La valoración del trabajo de las mujeres en el hogar y del trabajo “ideal” en general. Estos trabajos son creadores de modernidad cuando se vierten a productos de valor social independiente de intereses de clase.

6)      El “poder” es cosa de la “Cosa Nostra”, es la familia en todas sus variantes. Allí dónde hay “poder” hay freno a la modernidad-ciberidad.  Por ello el poder es problemático. Esto atañe a lo que entendemos por “democracia” y las formas de regular el poder.

7)      Redefine toda la teoría económica del valor reuniendo en una sola la teoría clásica y marxista con las teorías utilitaristas de los neoclásicos. Transforma de la noción de “trabajo” en un sinónimo de “acción”. Desmitifica el “trabajo” como una forma privilegiada del hacer cosas. Desmitifica el capitalismo, la producción de mercaderías, pero también desmitifica el valor de la clase obrera como portadora de la historia futura. La clase obrera es otra familia en una red de familias nacidas de la sociedad esclava que esclavizaba al bárbaro. Las clases sociales son expresiones del racismo, tapado o no, pero racismo al fin.

Por favor hagan circular este trabajo libremente.

Un abrazo y la seguimos, F

 

 

 

 

 

 

UVLA Universidad Virtual Latinoamericana - Fundada en 1997 0