Tecnologías Rotas

Entre lo arcaico y lo moderno. Roles sociales y uso de tecnología en la comunidad otomí de Cerrito Parado por Mariana Geraldine Quintero Campos. Tecnológico de Monterrey, Querétaro.

Lenguas en retroceso vistas como tecnologías rotas por Isamel Arinas Pellón. Universidad Politécnica de Madrid. Dept. Lingüística Aplicada a la Ciencia y la Tecnología.  Agosto – Octubre de 2013.

Estudio comparado de las tecnologías rotas por la Dra. Judith Cortés. Estudio comparado de las tecnologías rotas en la comunidad otomí de Cerrito Parado en el Estado de Querétaro, con las ciudades de Querétaro en México y Malmö en Suecia.

UVLA 0

30 años de la revista QUIPU- Entrevista a Juan José Saldaña

“La historia de la ciencia local aporta espesura a la cultura de América Latina”

“Ya es tiempo de ocuparse del público”

Entrevista a Juan José Saldaña

Por: Libertad Díaz Molina

Universidad del Caribe

P. Estimado Dr. Saldaña. En breve Quipu, Revista Latinoamericana de Historia de las Ciencias y la Tecnología cumplirá 30 años de su fundación, y ahora anuncia usted una renovación completa del concepto mismo de revista académica para Quipu. Para iniciar esta entrevista, díganos por favor en su calidad de Director-Fundador de dicha revista cuándo y porqué surgió la idea de esta publicación.

R. JJS: El primer número de Quipu apareció en marzo de 1984 por lo que en efecto son treinta años los transcurridos desde su fundación. Varios fueron los motivos que nos llevaron a concebirla y luego a publicarla. Debo empezar por decir, y esto sin exageración alguna, que en esa época la historia de la ciencia y la tecnología de las regiones periféricas era completamente ignorada y por ello incomprendida. Y a este respecto América Latina, entendida como región geo-cultural-epistémica, no era una excepción sino que por el contrario ejemplificaba el prejuicio de considerar que la creatividad científica y la transformación material de la realidad con base en el conocimiento científico eran completamente exógenos a sus sociedades. Sin embargo, en algunos países se habían publicado algunos estudios sobre la ciencia local y por ello algo se sabía de la historia de la medicina, la minería o la biografía de algunos personajes o instituciones; pero era un hecho cierto que esos estudios eran difíciles de conseguir, que eran casi ignorados y que su influencia era definitivamente nula al interior mismo de sus países, y no se diga fuera de ellos. Es decir, que a la opacidad epistémica del objeto de estudio se sumaba una incomunicación completa entre quienes se interesaban por esos temas, y entre ellos y el público. Por ello era común afirmar que para encontrar a América Latina había que ir… ¡a París! Sólo de esa manera se podía entrar en contacto con otros latinoamericanos, y muchos así lo hicimos. Pero aun cuando para aquellos años ya existíamos algunos cuantos jóvenes doctores en historia de la ciencia en algunos países, la historia de la ciencia latinoamericana seguía siendo opaca aún para nosotros pues habíamos sido formados en Europa, la URSS o USA, sitios en donde esta disciplina había cobrado gran impulso ciertamente pero donde no se estudiaba nada relacionado con América Latina o cualquier otra región periférica. En aquella época nuestras tesis doctorales versaron invariablemente sobre la ciencia europea.

Fue con estos pocos colegas que hicimos el esfuerzo de reunirnos por primera vez (Puebla, México, 1982) para considerar las posibilidades de desarrollar –de inventar, se podría decir- el género “historia de la ciencia latinoamericana” y para ello formamos una sociedad científica. Entre otras tareas que nos impusimos para desarrollar esa comunidad regional estuvo el objetivo de contar con una revista que con rigor académico abordara ese amplio y nuevo campo de estudio: la historia de la ciencia y la tecnología de América Latina. Esa publicación fue Quipu, y su impacto fue inmediato y rebasó nuestras fronteras. La revista se encuentra en una gran cantidad de bibliotecas en el mundo. Las citas que tienen los artículos publicados en Quipu son muy numerosas y este hecho es excepcional. Y para la comunidad que la alentaba, Quipu era su representante y era su voz. Nuestra revista llegó a ser, sin duda, un punto de referencia obligado en el estudio de la ciencia en diferentes contextos culturales. A la distancia de tres décadas, creo que no nos equivocamos al publicar esta revista pues en gran medida gracias a ella su temática hizo eclosión en el ámbito latinoamericano y fue reconocida fuera de él también. Pero lo más importante es que ya no tuvimos que justificar más por qué hacíamos ese tipo de estudios, como era el caso al principio, pues, inclusive, siguiendo nuestros pasos a nivel mundial se impuso el estudio de la ciencia “en situación” que es el que hoy predomina.

P. Desde 2012 reanudó usted la publicación de Quipu en forma electrónica ya que había sido suspendida más de una década atrás. ¿A qué obedeció este renacimiento de la revista?

R. JJS: En “Mi experiencia como Editor de Quipu” expuse hace algunos años por qué se detuvo en el año 2000 este proyecto. En lo fundamental, reitero, fue la incapacidad estructural de nuestra comunidad para enfrentar los enormes desafíos que entonces existían para que funcionara una publicación profesional, y la comunidad profesional misma, al nivel de todo un continente. Pues, aunque se hablaba mucho entonces de identidad latinoamericana, de hermandad inclusive, en los hechos ninguna institución o gobierno estuvo dispuesto a apoyar empresas profesionales regionales como la nuestra. Un reflejo, tal vez, de nuestro atraso de entonces en tantos otros órdenes. No obstante, el mundo cambió substancialmente como consecuencia, en parte muy importante, de la globalización y la revolución informática, y ello abrió posibilidades inéditas hasta entonces en muchos ámbitos de la vida social. Sin embrago, en nuestro campo ello no ha producido una adaptación a la nueva situación que permite, entre otros cambios importantes, nuevas posibilidades para ocuparse del público y una nueva naturaleza para las comunidades profesionales. Pues bien, En Quipu nos pareció que ya era tiempo de hacerlo y poner a tono con nuestro tiempo a la historia de la ciencia y la tecnología contando con la acción decidida de sus propios protagonistas. Quiero decir que los importantes resultados que hemos logrado en el pasado no han influido casi en nuestras sociedades y aún se encuentran actuantes aquellos prejuicios sobre nuestra esterilidad en materia científica y tecnológica. Para empezar estos prejuicios que observamos aún entre una parte de los intelectuales deben ser desterrados definitivamente pues afectan negativamente en muchos ámbitos a la sociedad, y, sobre todo, porque son falsos. Remontar esta situación, en mi opinión, corresponde a los propios historiadores de la ciencia de América Latina, modificando para ello su comportamiento profesional egocéntrico. Pues, si bien es verdad que surgieron importantes comunidades de especialistas en diversos países también lo es que éstas investigan y publican para ellas mismas y que la incomunicación ahora se da entre los investigadores y el resto de la sociedad a la que pertenecen. También la comunicación transversal latinoamericana, los estudios comparativos y los intercambios intrarregionales se han debilitado y será necesario recuperarlos. De esta manera nuestra revista, en esta segunda etapa de su existencia, se ha propuesto incidir en todo ello pero ahora echando mano de los recursos de la tecnología informática y de las comunicaciones a nuestra disposición. Después de todo es la historia de la ciencia y la tecnología locales la que puede aportar espesura a la cultura que necesita América Latina ante la globalidad que estamos experimentando, y no podemos permanecer más tiempo de brazos cruzados.

P. A ese respecto, quisiera usted decirnos específicamente en qué consiste el viraje que ha emprendido la Revista Quipu para dar satisfacción a estas nuevas demandas, mismo que fue dado a conocer hace unos días.

R. JJS: Las revistas académicas se encuentran hoy en día en una encrucijada de la que está resultando difícil salir. Las de tipo institucional no responden generalmente a los requisitos de imparcialidad y libertad que demanda la investigación científica por la bien conocida regla de oro que en ellas opera: “quien pone el oro pone la regla”. Las revistas no institucionales, por su parte, han caído en manos de empresas que buscan lucro y han vuelto sumamente costoso a los autores publicar en ellas, a las bibliotecas universitarias adquirirlas y a los lectores tener acceso a lo que se publica. En Europa, por ejemplo, se dan actualmente debates acalorados e iniciativas comunitarias sobre estos temas. En Quipu hemos optado por una tercera vía estratégica adaptada a nuestra realidad latinoamericana que es la profesional. La reforma de la revista está integrada por varios elementos que interactúan, empezando por la publicación misma que ahora se realiza en formato electrónico. Pero esto, siendo un cambio importante, por sí sólo no basta pues se necesita también de una comunidad vinculada a la revista pero de nuevo cuño: una comunidad activa en la Internet e integrada tanto por especialistas como por profesionales de otros campos y aún de público de toda la región: tal es la CIHCyTAL o Comunidad en Internet de Historia de la Ciencia y la Tecnología de América Latina. Por otra parte es fundamental que la revista, a su vez, brinde nuevos servicios de visibilidad y formación a esta comunidad y al público, además de los tradicionales de edición de artículos. Quipu, ahora, entre otros servicios ofrece a la Comunidad los Seminarios en la Web o Webinars que estando a cargo de los mismos miembros de la comunidad contribuyen a la superación profesional y a dar difusión continental e internacional a sus investigaciones; igualmente la popularización de las investigaciones publicadas por la revista, y de otro origen también, que las pone a disposición inmediata de los lectores en la Internet y a través de un Blog; también de relevancia es la presencia activa de la Comunidad en la Internet a través de las Redes Sociales y otros mecanismos para proporcionar visibilidad para nuestras publicaciones, para nuestros autores y para nuestros temas. Empezamos hace un año a trabajar en esta perspectiva y en diciembre de 2013 la hemos puesto ya a disposición de la Comunidad tanto de nuestros autores como de nuestros lectores. Si bien es pronto para juzgar sobre resultados, la acogida inicial que hemos tenido es muy promisoria, y ello a pesar de la novedad tecnológica que encierra la propuesta que a algunos aún les parece extravagante. Pero toda innovación al principio lo parece y los jóvenes de edad o de espíritu han sido siempre los promotores de los cambios que se necesitan, y en ellos confiamos.

P. ¿Qué resultados se esperan obtener con tan innovadoras propuestas?

R. JJS: Queremos definitivamente acabar con la falta de lectores que padecen desde hace mucho las revistas académicas y volver socialmente influyentes a los resultados de la investigación en historia de las ciencias y la tecnología de América Latina. Ambos objetivos los pretendemos alcanzar con la participación misma de los investigadores y del público. Con las innovaciones tecnológicas que actualmente existen (inimaginables tan solo hace veinte años) creemos, además, que contamos con un instrumental apropiado para conseguirlo y crear así una nueva cultura de la ciencia en América Latina basada en el conocimiento de su historia. Ya es tiempo de mostrar a un público amplio que ha existido una experiencia particular de la ciencia y la tecnología de carácter no trivial en la región latinoamericana y, así, que desterremos definitivamente la ideología de la esterilidad que nos fue impuesta por intereses que ya hemos identificado a estas alturas con claridad. En la ejecución exitosa de este proyecto nos va el futuro. De esta forma, es dable esperar de esta estrategia que hemos adoptado la publicación de investigaciones originales sobre la ciencia y la tecnología con una divulgación que será eficiente; la obtención de influencia sobre la educación científica y tecnológica mediante la incorporación de la historia de la ciencia local en la didáctica científica; en la comunicación pública de la ciencia al vincularla con la experiencia científica de nuestras sociedades; en las políticas de ciencia, tecnología e innovación al incorporar en ellas el grano de realismo que aporta el conocimiento de nuestro pasado, y en la creación de una nueva cultura de la CyT entre el público mediante el conocimiento de su historia. Pero, desde luego, no es menor que también estemos aspirando a establecer una forma nueva y efectiva de comunicación entre los especialistas y la sociedad.

P. En lo personal, ¿Cuál ha sido la mayor satisfacción que le ha proporcionado la Revista Quipu?

R. JJS: Luego de treinta años de dirigir esta revista que tantos logros ha alcanzado sería una falsa modestia decir que no me siento orgulloso por haber dirigido el barco en su travesía; pero sería injusto si no digo que no lo hice solo, pues todo el tiempo conté con la colaboración de muchos colegas de toda la región y con el valioso apoyo de los autores que son quienes han proporcionado la substancia de Quipu. Refiriéndome específicamente a su pregunta, mi mayor satisfacción ha sido de carácter ético. Quipu ha contribuido al surgimiento y al empoderamiento, en el amplio espacio de nuestra región, de una comunidad de profesionales para realizar un trabajo especializado y además hacerlo bien en beneficio de América Latina y de nuestra disciplina. Estoy seguro que la satisfacción de haber creado este vigoroso instrumento la comparten también los colegas que hace treinta años imaginamos que era posible publicar una revista académica sobre una temática nueva y de valor cultural cierto para nuestros países. Y, juzgo igualmente, que será satisfactorio para los colegas jóvenes y desde luego para mis contemporáneos y para mí mismo, el contar con la excitante oportunidad de realizar con vigor nuevos fines profesionales de relevante impacto social y cultural para nuestra región, para nuestra disciplina y para nuestra contribución a la historia de la ciencia mundial disponiendo, en esta ocasión, de nuevos medios eficientes y apropiados para lo que estamos buscando como comunidad profesional en Internet.

LDM: Muchas gracias, Dr. Saldaña, por esta entrevista; y mis mejores deseos para el buen éxito de este gran proyecto.

Esta entrevista se verificó el 2 de enero de 2014.

UVLA 0

Sobre la Historia de las Ciencias en Latinoamerica (Entrevista CIHC y TAL con Luis Carlos Arboleda y Zenobio Saldivia )

Hola amigos y colegas:

En este enlace se encuentra una entrevista que nos hizo recientemente en México el profesor Saldaña de la UNAM, a dos investigadores miembros de la Comunidad en Internet de Historiadores de las Ciencias y la Tecnología de América Latina (CIHCyTAL):

http://youtu.be/nNC301w3CVQ

Agradezco difusión y comentarios.

Abrazos,

Luis Carlos Arboleda

UVLA 0

CONFERÊNCIA: EDUCAÇÃO DO FUTURO

CONFERÊNCIA: EDUCAÇÃO DO FUTURO

http://www.peaceglobalnet.org/inscricoes.htm

Criação: vivemos um tempo de transição no qual “tudo que é sólido se dissolve no ar”. A noção de uma materialidade fixa e imutável cede lugar a de um mundo e universo em constante criação. No coração da matéria não há matéria.

Vínculos: vivemos numa espacialidade de ambientes e conexões onde o local se articula com os fluxos chamados de virtuais, no entanto pronunciadamente presentes e disponíveis.

Sincronias: o tempo cronológico, segmentado, justaposto é revisto pelo instantâneo e o contínuo. Anúncios de eternidade, sincronicidades e encontros.

Educação: como recriar uma educação onde as múltiplas dimensões do que chamamos de real apontam para um ser humano capaz de reorganizar seu campo de consciência com aprendizagens contínuas, insights reveladores, auto-organização de suas capacidades sensórias, sensíveis, perceptuais e de sua motivação e vontade?

Após acompanharmos e participarmos destes 20 Anos de significativas mudanças no mundo, especialmente nas áreas da tecnologia e dos estudos da mente, quais os desafios, urgências e possibilidades se apresentam para a Educação do Futuro? 

A CONFERÊNCIA

Estamos vivendo uma importante transição civilizatória que envolve todo o planeta, toda a humanidade e as diversas manifestações da vida na terra.

Com a emergência da consciência planetária começamos a perceber nosso pertencimento à teia da vida e começamos a aprender como operar nas dinâmicas cotidianas dando conta da nossa interdependência, deste repercutir e afetar mútuos e contínuos de nossas ações.

Esta transição civilizatória enfrenta os desafios de transformar estruturas e padrões de comportamento causadores de destruição e violência em cultura da paz e da sustentabilidade para toda a humanidade.   

Estamos, nesta Conferência, celebrando a trajetória de um grupo e seus parceiros que há vinte anos busca contribuir nesta construção coletiva, utilizando os instrumentos mais efetivos que dispõem os educadores: inspirar aprendizados transformadores, clarear nossa visão e ajudar a contatar a força viva das qualidades, dos valores ou virtudes que movem nossas ações.

 

Nossa matéria prima é o conhecimento, que esperamos esteja a serviço da vida, da dignidade e do bem estar de todos e cada um.

“Educação do Futuro: Amor & Inteligência Criativa” é também o momento da inauguração das WE.CON – Conferências Mundiais de Educação, que se oferecem como ferramentas de gestão cooperativa local, articuladas globalmente, das ações voltadas às crianças, adolescentes e futuras mães.

É o momento onde o evento de São Paulo, transmitido em tempo real, se articula com as Conferência Locais em outras cidades e em comunidades em todo o Brasil.

É o momento onde se inaugura a dinâmica de formação de grupos, de redes locais que com o suporte de focalizadores e ferramentas eletrônicas de gestão compartilhada, se preparam para mobilizar e operar informações e conexões que promovam o cuidado, a proteção, o desenvolvimento dos talentos, dos vínculos saudáveis, da criatividade e das oportunidades de cooperação prática e efetiva do local ao planetário.   

 

INSCRIÇÕES

Você está convidado a participar da Conferência Educação do Futuro – 20 Anos: Amor e Inteligência Criativa, que se realizará de 18 a 20 de Março de 2014.

Inscrições para participar nas seguintes atividades:

 

UVLA 0

El neoliberalismo y la oposición en Venezuela

El neoliberalismo y la oposición en Venezuela

Es fácil reconocer en la ideología de la oposición venezolana la marca del neoliberalismo. Definir cuál es la marca política de la ideología neoliberal es fácil: se trata de la dictadura de los mercados libres sobre cualquier otra consideración.

La dictadura de los mercados es una propuesta política manifestada explícitamente por Friedrich A. Hayek (1899 — 1992) en su defensa del régimen dictatorial del Pinochet en Chile y del régimen racista del Apartheid en Sudáfrica. El modelo recibe su inspiración en las ideas social-darwinistas de Spencer combinadas con la idealización de la imagen del empresario capitalista como superhéroe.

Otra manifestación del neoliberalismo ideológico es su radicalismo, su afición a la actividad política violenta manifestada por su permanente llamado a la conspiración y al golpe de estado, por un desprecio manifiesto de las democracias políticas en general, sobre todo si éstas limitan las actividades del mercado capitalista en alguna forma.

En una entrevista famosa, Hayek manifestó que prefería el totalitarismo de Pinochet con su política económica liberal a la democracia de Allende con una política económica intervencionista. Hayek y su heredero ideológico y colega Milton Friedman (1912-2006) son dos figuras muy bien establecidas en las academias económicas de Occidente, ambos han recibido el premio Nobel, lo que nos dice de lo bien vistas que están y estarán sus recetas en los centros de poder de USA y Europa. El periodo de grandeza de esta ideología se extendió desde la crisis del petróleo en los 70 hasta el colapso de la Unión Soviética en 1989 pero fue sobre todo la actual crisis económica manifestada en el colapso la de banca en USA en 2008 la que puso fin a su dominancia política. Sin embargo no se puede decir que esta ideología este definitivamente muerta. Mantiene sus bastiones sobre todo en la Universidad de Chicago (la ciudad de Obama). Para los que quieran seguir sus actividades de cerca les recomendamos las páginas de su instituto ideológico por excelencia, fundado pro Hayek en 1947: La Sociedad Mont Pelerin en Suiza

https://www.montpelerin.org/montpelerin/index.html

Para la oposición venezolana, el hecho de que el régimen de Maduro haya ganado las elecciones recientemente no tiene ninguna importancia. Sí, la tiene, su amenaza a las libertades del mercado. No hay duda alguna de que el régimen de Maduro le ha metido mano al mercado y además que lo ha hecho de una manera brutal y poco inteligente favoreciendo de esta manera los impulsos golpistas de las fuerzas neoliberales. Aplicando la política cubana de “mucha moral y poca comida”, Maduro se ha lanzado a reventar el abastecimiento de productos básicos de la población.

No es necesario subrayar las consecuencias nefastas que un golpe militar neoliberal en Venezuela tendría para todo el continente. No es necesario decir que este golpe contará con el apoyo explícito de USA y la justificación de España y Europa. USA y España se han aliado para conseguirlo y han hechado mano a la obra (lo han afirmado en cada reunión común) apoyándose en la ignorancia económica de Maduro y sus asesores.

A toda  esta pobreza mental de la izquierda cubano-venezolana hay que agregar la charlatanería economicista de los “genios” de la economía Argentina, dispuestos por tradición a experimentar con el patrimonio de su país y el de los vecinos.

En pocas palabras, las condiciones están dadas para que los sabios del imperialismo decidan venir a darnos clases de buen vivir.

La seguimos, Fer

UVLA 2

Despues del capitalismo: el modernismo (cyborgismo)

 

 

Estimados amigos

Les hago llegar mi último trabajo que por desgracia y de manera postuma va dedicado a nuestro querido Lic. Alfredo Armando Aguirre, recientemente fallecido. El libro está escrito originalmente en inglés y es el doble de largo. Tampoco está pronto. Significa mi ruptura con el postmodernismo de “las tecnologías rotas”. Vuelvo a las “grandes teorías y las grandes explicaciones”. Claro que el proceso empieza hace muchos años y suma toda la experiencia acumulada en los años de militancia y exilio. Es una crítica respetuosa al materialismo histórico, en el sentido que le define en un nuevo contexto. Es una reconversión del MH a la era digital.

Descargar el texto completo haciendo click aquí:    Despues del Capitalismo_okt_30

 

En pocas palabras y para anticipar algunos temas y hacer más apetitosa la lectura:

1)      Defiendo la primacía del conocimiento y la experiencia, de lo que en la tradición marxista se define como “praxis” sobre la ideología (entendida esta como representación clasista de la realidad). No hay ideología (burguesa o proletaria o cualquier otra) que pueda con la experiencia.

2)      El carácter étnico de las clases sociales, entendidas como resabios arcaicos de la tribu. Le quito a éstas todo papel protagónico en el desarrollo de la historia. Esto ya lo ha hecho Habermas para quien la marcha de la historia radica en la comunicación y no en las clases sociales. Pero Habermas no dice nada más. Yo completo y digo que radica en la “información” en todas sus formas pero sobre todo como “orden” en el mundo. (Una noción de “información” que recuerda la noción de “orden” en el Foucault de “Les Mots et les Choses”.)

3)      Supone una crítica muy dura a toda forma de organización estable, sobre todo los partidos políticos y los sindicatos porque en la parálisis resurgen los lazos de la “Cosa Nostra”. Esta tesis descoloca pero no condena la labor de los partidos y los sindicatos. Específica que su rol es el de asegurar el fortalecimiento de la modernidad y punto. Esta es una tarea colectiva y sin vanguardias específicas dadas a priori. Supone el rehacer continuo de la propia organización. El reconocimiento de las ONGs en general, como formas circunstanciales de la organización política. Estas formas evitan que los valores tribales se enquisten en la organización política.

4)      No hay un socialismo por-venir. No habrá sociedad sin clases. Habrá sociedades ultra modernas, a las que llamo ciber-sociedades producto de una “ciberidad” producida por el desarrollo de  relaciones “artificiales”. Esta sociedad será desarrollada en forma gradual sin final feliz, alcanzando solamente una felicidad coyuntural, provisoria.

5)      Todo trabajo es igual de valioso y el trabajo de bajo contenido informacional (el trabajo de la casa, el club, el barrio, los amateurs, etc.) es mucho, pero mucho más importante que el trabajo en las fábricas y demás centros de concentración del poder económico de las clases-etnias dominantes. El trabajo voluntario y/o ideal puede ser trabajo para la Cosa Nostra (sigue siendo trabajo de la familia), pero es importante por su monto, por la masa superior de información generada en este contexto. La valoración del trabajo de las mujeres en el hogar y del trabajo “ideal” en general. Estos trabajos son creadores de modernidad cuando se vierten a productos de valor social independiente de intereses de clase.

6)      El “poder” es cosa de la “Cosa Nostra”, es la familia en todas sus variantes. Allí dónde hay “poder” hay freno a la modernidad-ciberidad.  Por ello el poder es problemático. Esto atañe a lo que entendemos por “democracia” y las formas de regular el poder.

7)      Redefine toda la teoría económica del valor reuniendo en una sola la teoría clásica y marxista con las teorías utilitaristas de los neoclásicos. Transforma de la noción de “trabajo” en un sinónimo de “acción”. Desmitifica el “trabajo” como una forma privilegiada del hacer cosas. Desmitifica el capitalismo, la producción de mercaderías, pero también desmitifica el valor de la clase obrera como portadora de la historia futura. La clase obrera es otra familia en una red de familias nacidas de la sociedad esclava que esclavizaba al bárbaro. Las clases sociales son expresiones del racismo, tapado o no, pero racismo al fin.

Por favor hagan circular este trabajo libremente.

Un abrazo y la seguimos, F

 

 

 

 

 

 

UVLA 0

Una Argentina concebida como redes de aldeas ecológicas

UNA ARGENTINA CONCEBIDA COMO REDES DE ALDEAS ECOLOGICAS
11 de septiembre de 2013 a la(s) 16:34

UNA ARGENTINA CONCEBIDA COMO REDES DE ALDEAS ECOLOGICAS

***Redacción finalizada en Buenos Aires, el lunes, 02 de julio de 2007

Por Alfredo Armando Aguirre

Comienzo la presente comunicación, consignando que el titulo que a mi entender da mas precisión a mis propósitos es: “Por una Argentina concebida como redes dinámicas de aldeas ecológicas dignificantes”.

Inicio la redacción hacia finales el mes de junio de corriente año 2007. Casi como rememorando, el comienzo de mis comunicaciones escritas, allá por julio de 1977,en la Revista “Temática 2000”, que dirigía mi entrañable benefactor, el ya fallecido Francisco José Figuerola.

Frisaba por entonces los treinta años. Ergo que voy para los sesenta. Desde ese entonces mis comunicaciones escritas no se han interrumpido. Su listado puede consultarse en el vinculo:

http://www.choloar.tripod.com/trabajos.htm

Al estilo de las cajas chinas o las muñecas rusas, la presente comunicación, alberga los desarrollos anteriores, los cuales, lo mismo que el presente constituyen actualizaciones de un núcleo temático, que vengo intentando afinar con nuevas vivencias y nuevos conocimientos que al respecto vengo metabolizando.

Las personas de mi franja etaria(tengo alguna duda con la validez del concepto de generación), con vocación por la cosa pública, venimos siendo muy influidas por dos eventos que marcan una suerte de inflexión, en el acontecer planetario: La Conferencia de Medio Ambiente de Estocolmo de 1972 y la liberación de la cotización del petróleo, del año siguiente, motorizada por los países exportadores de hidrocarburos nucleados en la OPEP. Resultan casi sorprendentes, leídos con las perspectivas del tiempo, las reflexiones que en su momento suscitaron ambos eventos, innegablemente interconectados, a una pléyade de estudiosos.

Los mismos certificaban, el comienzo del fin de la denominada “civilización del petróleo”, que había sido muy nítida al finalizar la Primera Guerra Mundial,conflagración que marcaría el comienzo de la declinación de Inglaterra como potencia hegemónica y el comienzo del ascenso como tal de los Estados Unidos de Norteamérica, y por ende de su tecnología emblemática: el transporte automotor y su necesario correlato: el camino pavimentado. Las tecnologías emblemáticas de la potencia declinante, eran el ferrocarril, el tranvía y el transporte por agua. La variante de este último, de la navegación interior y de cabotaje, junto con el complejo ferro tranviario, habrían de acompañar el declinar de su país auspiciante, todo ello en medio de pujas comerciales e ideológicas.

La “civilización del petróleo”, no se circunscribía al transporte, sino que se extendía a todos los procesos de producción, de circulación, y de consumo. Todo ello, no se desenvolvía uniformemente, sino influido por múltiples factores, entre ellos las pujas ideológicas y las disponibilidades de carburantes.

Sin soslayar los respectivos dinámicos contextos planetarios, resulta procedente consignar sucintamente, cual era el cuadro de situación de la producción, la circulación y el consumo, de la Argentina de 1972/73, agregando el traumático proceso político institucional, que se había iniciado con el golpe de Estado de Septiembre de 1955, y se prolongaría hasta diciembre de 1983.

El punto de partida, de la debilidad estructural, con que Argentina, comienza a confrontarse con el cambio climático global y la penuria energética, arranca en latraumática sustitución del sistema productivo emergente de la división internacional del trabajo instaurada por Inglaterra, por la adopción acrítica de lo que dio en llamarse el “american way of life”, dimensión que ultrapasaba lo económico, para convertirse en una componente de tipo cultural.

Este “american way of life”, popularizado en gran medida por el cinematógrafo, la radiofonía y las revistas de divulgación masiva, no partió de “base cero”, sino que tuvo que acoplarse al sistema de asentamientos humanos delineado por los españoles y luego profundizado a través del tendido de las trazas ferroviarias y las líneas de navegación de cabotaje, funcionales a la división internacional del trabajo hegemonizada por Gran Bretaña.

Resulta casi obvio consignar que había congruencia entre el sistema de asentamientos y las actividades productivas, que demostraban un grado de industrialización, que no ha sido suficientemente ponderado por análisis formulados desde los paradigmas conocidos como “desarrollistas”. Al respecto nos remitimos al trabajo del ingeniero Vaquer,”Historia de la Ingeniería Argentina”, publicado en 1968.

En abordajes anteriores, sobre la misma temática, he sido recurrente, en señalar los contenidos que alberga, la publicación “Guía Azul de las Comunicaciones Sudamericanas”, que puede consultarse en la Biblioteca Nacional de Buenos Aires. Dichos contenidos consisten en enunciar las frecuencias y los recorridos de las líneas de transporte de pasajeros, ferroviarios y de cabotaje, así como las conexiones a los países fronterizos y Perú. Para quienes como en nuestro caso, estamos familiarizados con el transporte, la información consignada nos permite hacer diversas inferencias. Entre ellas, la de que dicho sistema, con los adelantos tecnológicos sobrevenidos de ese entonces, podría seguir siendo funcional al acontecer económico y social argentino. Ello sería extrapolable a actividades productivas y otras alternativas tecnológicas, que estaban siendo aplicadas en esa época. No se trata de ponerme nostalgioso, pero la impresión que tengo de la Argentina de 1925, que aparentaba una relativa estabilidad, traslucía una diversificación y descentralización de la actividad económica, comparada con la homogenización y centralización, que se percibe conforme nos vamos acercando a nuestro traumático presente.

Una de las facetas- indesglosable de las otras- de la asimilación, a mi juicio acrítica, del american way of life, se percibe en la irrupción del complejo automotor- camino pavimentado. Sin desconocer la funcionalidad de la ley 5315 de 1907, concebida con otras finalidades, fue la Ley Nacional de Vialidad 11.658, de 1932, una de las herramientas mas substantivas que habría de sustituir los enlaces entre el sistema de asentamientos humanos preexistentes. Su reglamentación puso en vigencia el Plan Bidecenal 1934-1954 de carreteras, uno de los componentes de política publica que habría de cumplirse a pesar de los avatares institucionales. Incluso al expirar los plazos del plan, se sancionaron normas de prórroga, de tal manera que en la década del 80, se cumplió dicho esquema en su totalidad, comportando un reemplazo, que a la luz de la problemática del cambio climático global y la crisis energética, resulta un pasivo sumamente oneroso. Dichaonerosidad es multidimensional, pero en prieta síntesis se trata de la sustitución por el transporte automotor ( que arrastra 150 kilogramos en camino pavimentado por caballo de fuerza) del sistema donde convergían el ferrocarril(que arrastra 450 kilogramos por caballo de fuerza) y la navegación de cabotaje marítimo fluvial (que arrastra cuatro mil kilos por caballo de fuerza. Los cánones técnicos enunciados, permiten inferir las deseconomías emergentes en materia de combustibles, así como la vulnerabilidad a futuro. Ello sin computar el factor contaminación y los accidentes viales.

Me permito abusando de la no-linealidad del presente discurso, mencionar algunos eventos que simbolizan la impronta de la “motorización”. En el año 1937: a) El presidente Justo inauguró el tramo pavimentado Rosario- Córdoba ( cuyo trazo era paralelo al mismo tramo ferroviario, que el presidente Sarmiento, inaugurara en 1873); b) La empresa de autotransporte de pasajeros Chevalier(aun subsistente aunque hace poco tiempo haya cambiado de propietarios), inicia sus servicios en el mismo trazado; c) Se realizó la primera edición del Gran Premio de la categoría “turismo de carretera”, organizada por el Automóvil ClubArgentino, categoría que habría de convertirse en un icono de la cultura popular argentina; d)El Parlamento sancionó la Ley de Coordinación de los Transportes(vigente a la fecha), que algunos interpretan, como un intento de los intereses ferroviarios, de “frenar” la competencia automotor. De todos modos la nueva situación preponderante es la de la emergente de la Ley 11.658.Cabe señalar que la Dirección Nacional de Vialidad, creada por esta ley, fue encabezada por

el mismo funcionario en el quinquenio 1932-1938, y durante el periodo que medió entre el derrocamiento de la Administración Perón, en septiembre de 1955, y la asunción de la Administración Frondizi en Mayo de 1958.

El paroxismo, de la motorización, en cuanto componente del “american way of life”, esta ligado a la Administración Frondizi

( Mayo de 1958-Marzo de 1962).

Así, se sancionó en 1959, un Decreto de promoción de la industria automotriz, a cuyo amparo se instalaron veintitrés fabricas de automotores, muchas de las cuales no pasaron de la condición de ensambladoras. Como parte de la promoción de ese Decreto se realizó al año siguiente una exposición de automóviles en Buenos Aires ( del mismo modo de la que paradójicamente se realizara por estos días en el mismo predio). Pocas semanas antes de su derrocamiento, la Administración Frondizi recibió, el plan de Transporte que había encargado a un grupo consultor encabezado por el general norteamericano Larkin. Los contenidos de ese plan menos conocidos que las consecuencias de su aplicación, dan sustento a lo que opinamos respecto a los contenidos de la Guía de 1925 arriba mencionada. Resultaba claro que para aplicar en toda su extensión lo establecido en la ley 11658, funcional a la expansión del complejo caminero automotor, era necesario minimizar al medio ferroviario y acuático de cabotaje.

Estas acciones de la Administración Frondizi se insertaban en la por entonces promocionada “Batalla de petróleo”, que entendía imprescindible el autoabastecimiento petrolero, para desplegar sus ideas desarrollistas.

Esto nos retrotrae a lo acaecido en el sector durante el período transcurrido en Argentina entre Junio de 1943 y Septiembre de 1955, e incluso a la década inmediatamente previa al comienzo del periodo.

Me permito consignar que las consideraciones que paso a realizar, sobre el periodo precedentemente mencionado- cuyos efectos aún se hacen sentir en el acontecer argentino – condensan nuestro trabajo “Argentine: Federal public policies, June 1943 – September 1955” que esta disponible en el vínculo:http://www.kult.lu.se/latinam/Virtual/politica/Argentine_Fpp.pdf

Sin dejar de consignar, la inserción de los acontecimientos seleccionados para considerar, en el acontecer mundial y en los avatares institucionales que sobrevienen a la lucha permanente por la preeminencia, se puede asumir, que la cuestión energética, atraviesa todo el periodo. Así es poco conocida la creación de la Dirección Nacional de la Energía, pocas semanas después del inicio del periodo en 1943. Algo similar acontece con el reconocimiento, por parte delpresidente Perón en su discurso a la Asamblea legislativa el 1º de Mayo de 1955, de la persistencia de la vulnerabilidad energética-pese a las obras emprendidas- y la necesidad de contar con inversiones extranjeras al respecto. Esto se emparenta con el sí conocido caso del contrato con la empresa “California”, uno de los argumentos esgrimidos por los que perpetraron el golpe de estado de Septiembre de 1955.

Paradójicamente, Arturo Frondizi, a la sazón diputado escribió un libro “Política y Petróleo”, para cuestionar este contrato. Y luego como presidentepseudoconstitucional, haría aquello que criticó.

En el periodo 1943-1955, se afianzó la corriente de intervención del estado en diferentes actividades económicas, sea directamente o a través de medidas de promoción y fomento, que se venia insinuando desde el comienzo de la gestión Justo en 1932.Al momento del golpe de estado de 1955,se había establecido un régimen económico donde la distribución de la riqueza era equitativa entre el capital y el trabajo; el país no tenia deuda externa y no estaba afiliado al Fondo Monetario Internacional; y el sector empresario se componía con una importante participación de las haciendas productivas estatales, del empresariado de capital nacional fomentado por las políticas estatales y una participación reducida de los inversores extranjeros. Con la liquidación del Instituto Argentino de Promoción del Intercambio (I.A.P.I.), repartición publica encargada de realizar el comercio exterior e interior, en el breve mandado del General Lonardi, en 1955 habría de iniciarse un prolongado proceso de reversión de ese estado de cosas, que culminaría con la sanción de la Ley de Reforma del Estado en 1989 y del Decreto de Desregulación económica de 1991,que luego seria convalidado con el Congreso.

En la actualidad todos los componentes claves de la economía argentina están insertos en el orden económico establecido por las empresas multinacionales cuyas matrices están en los Estados Unidos de Norteamérica y Europa Occidental, estadio que se va consolidando en el marco de la Organización Mundial del Comercio (O.M.C.), bajo el monitoreo del Grupo de los 8.

Esta bastante extendida en la Argentina, la comprensión de todas las tribulaciones acaecidas en el país desde el golpe militar de septiembre de 1930 y la actualidad: En menor medida hay comprensión del acontecer mundial de ese periodo que ha incidido fuertemente en el devenir argentino: Estos niveles de comprensión, no desconocen la existencia de conciencia de ambas problemáticas interrelacionadas en ámbitos académicos y periodísticos, así como sus pertinentes testimonios debidamente documentados.

Mas por encima, por debajo o por los costados del acontecer político institucional, la matriz cultural del marbete simplificador del “american way of life”, continuaba imponiéndose como parámetro de los estilos de vida cotidianos de las familias y sus componentes. Este rasero común ha venido ultrapasando a las diversas culturas o subculturas( desde las perspectivas de la Etnología o Antropología Cultural) que vienen conviviendo conflictivamente sobre el espacio argentino.

Soy recurrente respecto al marbete de marras, que otros encuadrarían en conceptos mas elaborados como “sociedad industrial”u “hombre industrial”, o “sueñoamericano(American Dream)”, porque es sobre el plexo de afectos e intereses por él insinuado, que pondremos acento en nuestras opiniones para proponer abordajes creativos al cambio climático global y a la emergencia energética estructural argentina.

Ya mencioné antes, que las pautas de este estilo de vida, fueron esparcidas por los medios de comunicación escritos, radiofónicos y cinematográficos, a los que luego se acoplaría la televisión. Tal vez sea la clase media argentina, la que adoptó ese estilo, como sinónimo de progreso, y atento el poder de referencia de este significativo sector de la vida argentina, el resto de los sectores aspiraron a participar de ese parámetro. Eso es perceptible en el contenido practico o mejor dicho en los efectos de las políticas publicas del periodo argentino Junio de 1943 – Septiembre de 1955. Esa adopción acritica del “american way of life”, se ha proyectado a nuestro presente, aun en medio de los cuadros de inequidad que sugieren todas las investigaciones y censos, así como las vivencias cotidianas.

Y ese parámetro se basa en un consumo intenso de energía, vía los electrodomésticos y vía los automotores. Habida cuenta las inequidades reflejadas en la distribución del ingreso, esto consumos son desiguales, pero el parámetro es el mismo.

Se puede conjeturar cual es el gasto energético de los ocho millones de automotores que circulan en el país, pero aun no se ha ponderado que energía insume los 32 millones de teléfonos celulares en funcionamiento.

Claro que estos son solo aspectos del consumo de energías en trance de agotamiento. Es altamente probable que exista, pero lo desconozco, algún estudio pormenorizado de los consumos familiares que son una componente muy significativa de la demanda energética.

Claro que una cosa era la adopción acritica del “american…”, como paradigma de progreso antes de los años 1972-1973, y otra a partir de entonces. Ello era extensivo a la cuestión ambiental, subordinada hasta entonces al imperativo de la industrialización a cualquier precio, justificada por la capacidad de generación de empleos.

A partir de las advertencias de Estocolmo de 1972, precedidas con impacto local, por el mensaje de similar contenido formulado por Perón en Febrero de ese año, se fueron sucediendo pronunciamiento y adopción de medidas en el plano planetario y nacional. Así la ley de promoción industrial de 20.560 de 1973, incorporó la noción de impacto ambiental. En el ámbito planetario se sucedieron los pronunciamientos, entre ellos el informe “Nuestro futuro común”, también conocido como Brundtland de 1987, y la Agenda XXI, aprobada en la Eco 92 en Río de Janeiro, que fueron esparciendo nociones como desarrollo sostenible, sustentable o compatible.

La cuestión ambiental ha pasado a ser una constante en las agendas de los organismos internacionales y prolifera la legislación nacional, provincial y municipal en la materia. Argentina, luego de incorporar la problemática a la Reforma Constitucional de 1994, generó la ley nacional 25.675 de 2002, General del Ambiente. Asimismo el Parlamento Argentino ha ratificado casi todos los convenios internacionales alusivos al medio ambiente.

Y resulta llamativo como el Grupo de los 8 en sus últimas sesiones da énfasis a la cuestión energética y del cambio climático.

Estos contenidos, no debidamente divulgados en Argentina, nos resultan operativos a los efectos de nuestra comunicación.

El Grupo de los 8, que en realidad eran menos a la fecha de su creación en 1975, cobró mas protagonismo, a partir de la finalización de la confrontación en 1989, conocida como Guerra Fría. Hoy es casi redundante consignar que la Ex Unión Soviética hoy metamorfoseada en Federación Rusa, forma parte del Grupo, ahora de los 8 y los países europeos que la integran representan a la Europa unificada. Las reuniones del G – 8, son un anticipo de lo que generará el sistema de las Naciones Unidas, que ahora – pasada la “Guerra Fría” – puede desplegar el potencial explicitado en su Carta Constitutiva de 1945. De esa constelación de organismos cobra creciente importancia la Organización Mundial del Comercio, a la que se haya incorporada China, cuyas políticas de liberalización económica iniciadas en 1978 hoy se hacen palpables.

Esta sumaria descripción del bloque de poder que constituyen el G-8, las Naciones Unidas y la OMC, me conduce a un concepto que aprecio como relevante para mi propósito comunicativo, cual es la noción de gama, espectro o arco iris.

En uno de los extremos de ese espectro o gama, situamos un tipo de existencia ideal configurado por el G-8, la OMC, y el sistema de las Naciones Unidas. En el otro extremo del espectro situamos – también en carácter de tipo de existencia ideal – a los asentamientos humanos conocidos como aldeas ecológicas sustentables, interconectadas dinámicamente a través de múltiples redes.

Entre ambos polos del espectro, apelando a la alegoría del arco iris, ubicamos toda una gama o espectro de posiciones intermedias, necesariamente cambiantes. Al consignar que se trata de tipos ideales, quiero expresar que ambas posiciones extremas no existen nada mas que a nivel de elaboración intelectual. Y se me hace que atento hay antagonismos de diverso tipo entre las posiciones extremas, habrá en la realidad, una serie de posiciones intermedias y cambiantes, que reflejaran las obviamente cambiantes influencias de cada polo. Ahondar mas en el presente esquema, es negar aquello que “la realidad no puede encerrarse en formula alguna”, expresando en su oportunidad por Carl Jung.

No pretende esta comunicación asepsia alguna. Sin desconocer la existencia ni la real capacidad de influencia del polo, llamémosle G-8/OMC, apuesto por las aldeas ecológicas como tipo ideal, en la intención de postular una conformación de la realidad que se acerque mas a ese polo que al otro.

Acotándome al espacio territorial argentino, dentro del cual discurre un acontecer ineludiblemente ligado a lo que sucede en el resto del orbe, se puede vislumbrar que existen pródromos y vestigios en ambos extremos del espectro. Las hipótesis “base cero” solo son posibles como elaboraciones intelectuales, en las fluencias vitales cotidianas, conformadas por las enésimas interacciones que se van sucediendo entre personas concretas, hay vestigios de situaciones anteriores y pródromos de lo que puede acontecer con alguna probabilidad.

Así, es altamente probable que el plexo G-8/OMC, irradie las soluciones que entiende convenientes para atenuar las consecuencias del cambio climático y la penuria de carburantes, y las vaya implementando en la Argentina, a través de los resortes de la economía que controla en gran medida, mediante diferentes modalidades. En la medida que esas medidas se vayan implementando, acotaran el espacio de despliegue del polo alternativo y agudizaran conflictos ya en curso. No debiera olvidarse que el Parlamento Argentino ya ha ratificado los Tratados y Convenios que viabilizan ese tipo de medidas, comenzando por la ratificación de la Carta de las Naciones Unidas. Tampoco debiera olvidarse, que acorde lo establecido en la ultima Convención Nacional Constituyente de 1994, se declaró que los tratados y convenciones ratificados por el Congreso tienen jerarquía superior a las Leyes comunes de la Nación.

Paso al otro polo ideal, que irá manteniendo una relación necesariamente antagónica con el otro, admitiendo que la intensidad de ese antagonismo será cambiante.

En el polo que al menos provisoriamente, titulamos de las “aldeas ecológicas” (ecovillages), tampoco se parte de base cero. Aquí podemos visualizar varias dimensiones. El listado dista de ser exhaustivo y el orden de enunciación no implica precedencia alguna.

Comencemos por reconocer que el sistema de asentamientos urbanos iniciado por los españoles y completado por la expansión de la red ferroviaria entre 1880- 1914, fue consolidado por la red caminera, que simultáneamente depotenciaba al ferrocarril. De todos modos el cambio de modo de transportes, no fue óbice para el desarrollo de los componentes de la red. Este desarrollo no fue homogéneo sino desequilibrado en varias dimensiones, entre ellos el demográfico. El crecimiento de la ciudad de Buenos Aires y su consecuente proceso de conurbación( ya catalogado como pernicioso por Juan Álvarez en 1914 y 1918), viene siendo visualizado como un factor de neutralización de las posibilidades de progreso del resto de los componentes de la red de asentamientos.

Otra dimensión de la inequidad, es la relativa a los ingresos: No obstante las posibilidades productivas, las mismas han beneficiado al Área Metropolitana de Buenos Aires y las otras seis o siete áreas metropolitanas menores. Paradójicamente la concentración de riquezas han generado una simultanea concentración de pobreza. La convergencia es potencialmente explosiva. Y en el caso de la principal área metropolitana, se agrava mas por las perspectivas de inundacionespermanentes a generar por el cambio Climático. Confieso que me causó hasta hilaridad cuando leí allá por 1978, un trabajo de Aurelio Compareid, donde justificaba un eventual cambio de Capital Federal, por las inundaciones que generaría el derretimiento de los hielos antárticos, en el área metropolitana de Buenos Aires. Recuerdo que similar hilaridad, provocaban mis propuestas por entonces de retornar a las tecnologías de los dirigibles(Zeppelines) o reemplazar los tractores que se utilizaban para recoger residuos domiciliarios, por caballos percherones tirando carros construidos con materiales plásticos y aluminio.

En los tiempos que corren, aparecen menos bizarras propuestas como las de Compareid y, de mi parte ratifico, aquellas propuestas que se inscriben en lo que se denominara tecnologías apropiadas o adecuadas, muchas de las cuales me fueron transferidas generosamente por la Licenciada Gloria Domínguez, por el veterinario Juan Enrique Romero y por el entrañable Marito “Cosólogo” Monti.

El camino que me ha llevado al concepto de “aldea ecológica “ (ecovillage), ha sido lento. Mis primeros pasos al respecto, los dí haciendo conocer, la iniciativa de hacer circular ómnibus por las vías que iban siendo dejadas de usar por los trenes convencionales. Luego siguió por proponer un retorno a lo que se conoce como Economía “casera”, o Doméstica, de la que tanto hablaban los mayores de mi franja etaria. En un principio creí que se trataba de una actividad surgida de la experiencia cotidiana de carencias, mas la investigación me iba demostrando que se trataban de elementos de una política publica deliberada, que instaló en el flujo vital de las familias esas practicas productivas, que la introducción del paradigma del american way of life, tornó como algo fuera de moda.

Al respecto me han resultado muy esclarecedores los contenidos de la publicación oficial “Almanaque del Ministerio de Agricultura y Ganadería” que se editó anualmente entre 1925 y 1954. Dichos contenidos, eran congruentes con su puesta en marcha en los asentamientos humanos no metropolitanos y en las áreas rurales o peri rurales. El Programa Pro Huerta del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, constituye una recidiva de aquella Economía Doméstica, así como un pródromo de lo que nos permitimos sugerir. Un paso ulterior a la promoción o reactivación de la economía Doméstica, fue considerarlo como unasuerte de “rerruralización”. Mas la continuidad en el análisis, me indicó que no se trataba de volver hacia atrás, sino de concebir algo nuevo. Así llegue a la noción de “neorruralización”, teniendo en vista la noción de “reinvención”. En esta búsqueda nos encontramos, abrevando en esa “Argentina potencial”, entendida como conocimientos poco visibles o directamente invisibles, albergados por diferentes repositorios de información particularmente oficiales, con trabajos como la regionalización ecológica realizada oportunamente por el mencionado INTA, o el “inventario de Recursos Naturales” oportunamente elaborado por el Consejo Federal de Inversiones.

También encontré en los códigos postales, publicados en 1975,una herramienta de gran potencial, en orden a nuestro propósito de “neorruralización”. Fuera del Área metropolitana de Buenos Aires, el país está zonificado postalmente en cerca de dos mil (2.000) circuitos. Ello supone una investigación previa, de enlaces viables para la distribución de correspondencia y encomiendas. Como lo sostuve anteriormente dichos circuitos son susceptibles de ser considerados como practicas herramientas para la acción comunitaria. económica, social y cultural. Al interior de cada circuito estaban los asentamientos rurales y sus entornos rurales y peri rurales, aglutinados institucionalmente por las escuelas primarias, los Municipio y las instituciones de bien público, ámbitos donde se despliegan las actividades extrafamiliares, de los habitantes de las respectivas comunidades.

La incorporación de las Tecnologías de la Comunicación y la Información(TICs), y la asimilación crítica de tecnologías apropiadas o disruptivas (desde la tracción a sangre animal o humana(ciclismo) a los dirigibles), dan los ingredientes para esta neorruralización, que en el continuo abrevar por contenidos que circulan por la Internet, particularmente proveniente de California y de la India, me hizo percibir que estaban muy cercanos a las ecovillages. Recientemente he tomado conocimiento de la Ecovillage que se ha instalado en las inmediaciones de la ciudad de Navarro, a 100 kilómetro de la ciudad de Buenos Aires. Cierta anglofobia que campea en los ámbitos universitarios, fundamentada ideológicamente, genera que no se estudie el idioma ingles y por ende se desconocen los contenidos generados en ese idioma, que muchas veces coinciden con las posiciones de sus objetores, y que en el tema que desarrollo tiene alentadores márgenes de coincidencia.

No se puede soslayar acerca de la complejidad que entraña una comunicación como la presente. Estimo procedente añadir otras dimensiones a esa complejidad.

Aunque les cueste asumir a muchos sectores de la Argentina que transita por los circuitos formales, Argentina es un conjunto de redes de asentamientos humanos, de características “pluriétnica y multicultural”. En nuestro caso hemos acudido a una suerte de gama o espectro entre los polos “intraoccidental”, demográficamente minoritario y decreciente, y el polo “transoccidental”, mayoritario y creciente. Puede concebirse, al solo titulo aproximativo un entrecruzamiento dinámico entre este espectro y el que presento en esa comunicación.

Todo supone una dinámica conflictividad o antagonismos. Unos apostaremos por absorber esas contradicciones. Otros, apostarán por la resolución de las mismas.

Aunque parezca perogrullesco, estos aconteceres, se desenvolverán en el marco de una lucha permanente por la preeminencia. Nuestra postura es que esta problemática se aborde en el marco del singular estado de Derecho, que el Estado Argentino viene afianzando desde Diciembre de 1983. Dicha singularidad estriba, en la existencia de varios partidos políticos, con elecciones internas, con representación de sus minorías y con cupo femenino; con división cuatripartita de poderes, al considerar como un cuarto poder al Ministerio Público y con autonomías, provinciales, municipales y universitarias.

Como cite mas arriba a Jung, “no se puede encerrar la vida en formula alguna”. Mi intención ha sido la de compartir mis impresiones acerca de las implicancias para la Argentina, del cambio climático global y de la crisis energética, que no considero episódicos y coyunturales, sino estructurales y endémicos. Desde el polo ideal G-8/OMC, se postula que la tecnología y la economía de mercado, pueden ser instrumentos para revertir o paliar dichas situaciones. Respecto a la tecnología, comparto la creencia que es un arma de doble filo y que algunas alternativas tecnológicas como el hidrogeno liquido, el plasma caliente y la antimateria, así como la idea difundida por el uruguayo Danilo Antón, acerca de la inagotabilidad de os hidrocarburos, necesitan tiempo para implementarse o para demostrarse.

Respecto al mercado, se ha experimentado particularmente en los países en desarrollo, que las practicas monopólicas y proteccionistas que practican los paísesnucleados en el polo G-8/ OMC, impiden demostrar sus presuntas bonanzas.

Del otro lado se nos hace, sin caer en situaciones ingenuas incompatibles con la condición humana, que el concepto de “aldea ecológica” es compatible con nuestra concepción de neorruralización. Hay por lo menos tres mil asentamientos humanos de cincuenta mil habitantes para abajo, compatibles con los circuitos postales arriba señalados, para receptar migraciones desde las áreas metropolitanas, particularmente la de Buenos Aires, con serios riesgos de anegamiento al menos parcial.

A lo largo de presente discurso, he ido desgranando cursos de acción susceptibles en nuestra óptica de procesar las problemáticas que se han cernido sobre nuestras respectivas existencias. Reconociendo que los cambios culturales, en palabras sencillas, el cambio de hábitos afianzados, son en extremo difíciles. Tampoco son imposibles. Y está demostrado que la persona en situaciones límite aguza su ingenio. Ya pasó el tiempo de las advertencias. Es hora de que cada uno- en los ámbitos que frecuente públicos o privados- proceda en consecuencia. Esto es lo que quería decir con todas las limitaciones tanto propias como las inherentes a lo monográfico, al filo de mis sesenta años de parábola existencial.

Redacción finalizada en Buenos Aires, el lunes, 02 de julio de 2007

ComentarCompartir

A ti y 3 personas más les gusta esto.
Alfredo Armando Aguirre Republicamos esto a raiz de la noticia sobre ciudades ecologicas en China que esta mas abajo de nuestra hoja del Face…
11 de septiembre a la(s) 16:38 · Ya no me gusta · 3
Escribe un comentario…

FOTOGRAFIA TOMADA EN EL TEATRO “ROMA DE AVELLANEDA” FINALIZADA LA PRESENTACION DE LA MURGA “PRISIONEROS DEL DELIRIO” DE SARANDI ESTE, EL 24 DE NOVIEMBRE DE 2012
Alfredo Armando Aguirre

Del salvador buenos aires

Notas por Alfredo Armando Aguirre
Todas las notas

Recibir notas por RSS
Insertar publicación

Facebook © 2013 · Español
Chat (10)

UVLA 0

Recapacitación laboral para un mundo cambiante es el último . Alfredo Armando Aguirre

Facebook
76 Notificaciones

Bibiana Apolonia
Inicio
Accesos directos de privacidad
Configuración de la cuenta

RECAPACITACION LABORAL PARA UN MUNDO CAMBIANTE
19 de septiembre de 2013 a la(s) 13:10

RECAPACITACION LABORAL PARA UN MUNDO CAMBIANTE

** Articulo publicado en la revista “Movimiento Sindical”, de la ciudad de Santa

Rosa, Provincia de la Pampa, Argentina; Números 12 y 13; Marzo y abril de 2008

Por Alfredo Armando Aguirre

http://choloar.tripod.com/choloar.html

Para dar una idea mas acabada de la intención de la presente comunicación, el titulo de la misma merecería ser ampliado. Por ejemplo: “De la recapacitación laboral permanente para un mundo velozmente cambiante”

Potenciado aún por las posibilidades telemáticas, uno no sabe cuando emite un mensaje quienes serán finalmente sus receptores. Esta observación, no nos impide decir que la misma esta dirigida a”gente de trabajo” que discurre su existencia terrenal en la provincia de La Pampa, Argentina y sus áreas vecinas.

Esta comunicación transita deliberadamente por el camino de la divulgación. No creemos que aporte nuevas informaciones a académicos y especialistas. Ya sexagenarios, y con el privilegio de venir accediendo desde hace casi cuatro décadas a ingentes volúmenes de información, provenientes por ejemplo de organismos internacionales, reparticiones oficiales, corporaciones empresarias o grandes organizaciones no gubernamentales, nos queda la impresión que esa masa informativa no se disemina entre el grueso de la población, la que discurre sus cotidianidades con practicas culturales integrales, asimiladas de su propia experiencia o de las generaciones precedentes.

Vinculada a esta percepción, está otra que, se leen o escuchan generalizaciones sobre Latinoamérica o mas precisamente sobre la Argentina en cualquier área de actividad, cuando en realidad se ha recopilado información sobre no mas de veinte áreas urbanas del país. Esto nos hace ser mas receptivos a los informes de los antropólogos, los etnólogos/folkloristas y los asistentes o trabajadores sociales, que a los estudios estadísticos o sociológicos. Nuestra experiencia como encuestador nos enseñó que toda encuesta deja más información fuera del formulario que la que recoge.

Quisiéramos decirle a la gente de trabajo, que nos honre leyendo estas líneas, que la manera de ganarse la vida mediante las formas laborales que practicamos, las que practicaron nuestros padres y aún nuestros abuelos, en un plazo no muy largo podrían terminarse, y esa terminación, además de traumática, podría ser abrupta o repentina. En esta apreciación, que puede resultar temeraria y alarmista, no hacemos mas que recoger una masa considerable de advertencias que se vienen haciendo desde hace alrededor de cuatro décadas desde los círculos restringidos, mas arriba mencionados, pero que vaya a saber por que motivostardan en diseminarse entre el grueso de la población, que es la que finalmente padecerá los desajustes emergentes de las nuevas realidades a soportar.

Algo de esto que aquí decimos, se refleja en el “tachin tachin” que al respecto se va desprendiendo de los medios de comunicación sobre temas como la “crisis energética” o “el cambio climático global”. La mezcolanza de estos dos paquetes de fenómenos esta siendo mundial y sus efectos, aunque muy atenuados ya se están haciendo sentir en nuestras vidas y lo serán en forma creciente. A considerar formas de encarar estas cambiantes situaciones, van dirigidas estas líneas.

Cavilando situados en el espacio pampeano, hacia mediados del mes de febrero del año 2008 del calendario gregoriano, no está demás consignar que dicho espacio recién fue “ocupado “por la denominada “civilización occidental”, a partir de

1882 con las sucesivas fundaciones de Victorica y General Acha. Ya para la fecha de la fundación, el ferrocarril había irrumpido en el país, y se proyectaban líneas sobre el espacio a ocupar (como bien se refleja en un pasaje de la

“Excursión a los indios ranqueles”, de Mansilla, publicada en 1871).El ferrocarril llegaría a Bernasconi en 1891.

¿Qué significación asignamos a estos datos históricos, en los tiempos que corren signados por lo que se le denomina la variable ambiental? Significa que todo el desenvolvimiento del proceso de Occidentalización del área sobre la cual meditamos, tenía como principal soporte energético a la energía proveniente de los hidrocarburos (en orden sucesivo de aparición: el carbón mineral, el petróleo y el gas). La inicial participación de la leña y la tracción a sangre animal se fue minimizando paulatinamente.

El panorama seria incompleto si no consignáramos la incorporación a la oferta energética regional a partir de la década del 70, de la energía hidroeléctrica generada por los ríos de origen cordillerano.

Esta disquisición acerca del origen de la energía que da soporte a nuestras cotidianidades incluida la laboral, es algo que prácticamente no se hace.

Y en nuestra opinión es momento de pensar en hacerlo, porque tendríamos que comenzar a imaginar colectivamente como motorizar nuestras actividades, manteniéndose la oferta de energía de fuente hidroeléctrica y desapareciendo más o menos abruptamente la energía proveniente de hidrocarburos. Sin perjuicio de referirnos a las formas de utilizar en la forma mas eficiente posible la energía de esas fuentes, además de referirnos a las posibilidades que ofrecen otras fuentes de energía alternativa como la solar, la eólica, la biomasa y otras;

nuestra comunicación esta orientada a lo laboral en tanto factor de la etapa productiva del proceso económico. Transitando por el sendero de la divulgación no esta de más consignar que en la actividad económica, componente inescindible de la actividad integral de todo agrupamiento humano, se suelen diferenciar cuatro etapas, a saber: la producción, la circulación, la distribución y el consumo. El trabajo en tanto esfuerzo humano aplicado a la obtención de bienes,

se considera un factor directo de la producción, y nosotros agregamos también de la circulación .En cuanto a la distribución al trabajo, mas precisamente a las personas que trabajan, se les remunera fundamentalmente a través de salarios, y es con esas remuneraciones que el trabajador o la trabajadora y su familia, adquiere directa o indirectamente los bienes que consume para satisfacer sus necesidades.

Estos procesos, sucintamente esbozados, son los que vienen efectuando las personas que se incluyen en ese concepto – convencional como todo concepto – conocido como “Población económicamente activa, (PEA)”, y por lo menos, las tres generaciones que le precedieron.

Teniendo en cuenta los datos de la historia regional arriba consignados -implicados ellos en los interrelacionados aconteceres nacional y planetario- apuntemos que las personas que están actualmente en el inicio de la PEA. tienen 18 años, y nacieron en 1990.Las personas que están en el otro extremo de la PEA tiene 65 años y nacieron en 1943. Una persona de 45 años que le faltan 15 para jubilarse si es mujer y 20, si es varón, nacieron, en 1963.

Estos guarismos, susceptibles de ser calificados de perogrullescos o redundantes, refuerzan nuestra hipótesis en el sentido que hay una cultura de la cotidianidad, que daba como supuesta la disponibilidad relativamente accesible de las fuentes de energía que ya mencionamos y que están en trance de desaparición. Ello apunta tanto al empleo de automotores, motocicletas, maquinarias, agrícolas y electrodoméstico( y nos estábamos olvidando de ciertos fertilizantes). Mas también apunta a las fuentes de trabajo, en su mayoría ligadas directa o indirectamente a ese soporte energético en transe de desaparición paulatina o abrupta, o de dificultades de obtención por sus costos crecientemente inaccesibles para la población dependiente de remuneraciones, de jubilaciones, de pensiones, o aún de subsidios.

No creemos ser fastidiosos, en enfatizar la invitación casi forzosa a realizar cambios de estilos de vida como consecuencias de las situaciones que se vislumbran. No son cosas que se nos ocurran a nosotros, sino que son casi incontables los estudios y las opiniones que viene haciendo avisos prospectivos sobre el particular, aunque el publico en general recién se vaya anoticiando, por el retraso con que los medios masivos de comunicación han hecho de estos desafíos de nuestros respectivos porvenires y el de las generaciones que nos sucedan.

Inmersa en un cambio integral de la configuración del estilo de vida de los asentamientos humanos, donde cada persona discurre su existencia, ha de encuadrarse la recapacitación de las habilidades laborales.

Mas como decía Don Hipólito Irigoyen vayamos a las “efectividades conducentes”, ya que los ejemplos suelen aclararlo todo. Y a propósito de aclaraciones, es adecuado recordar que esta comunicación tiene las limitaciones propias de lo monográfico. Tan sólo intentamos comunicar esbozos, los que sí nos dan una idea de lo que se puede lograr a nivel de elaboraciones transdisciplinarias y participativas.

En un escenario donde los hidrocarburos tienden a ser crecientemente escasos y obviamente con costos recientes, hay que prepararse para transiciones laborales que prescindan de los vehículos impulsados por hidrocarburos, de la utilización generalizada de materiales plásticos, del empleo de fertilizantes basados en hidrocarburos, y que minimicen el empleo de la gama de los electrodomésticos.

En este sentido postulamos el empleo creativo de la fuerza física animal y humana, así como de otro tipo de materiales. Como la etapa signada por la abundancia de hidrocarburos, ha sido acompañada por un intenso desarrollo científico- tecnológico, existen disponibles casi incontables adelantos que posibilitan soluciones alternativas, y que incluso hacen más viables, modalidades que ya existían, pero que fueron minimizadas, cuando no desactivadas por la energía abundante y barata proveniente de los hidrocarburos. Como transitamos por el camino de las “aproximaciones sucesivas”, en desarrollos anteriores ajunto con la postulación de la minimización de los automotores y los plásticos, la hacíamos extensiva a los caminos pavimentados. Al menos, en el ámbito geográfico hacia el que direccionamos la presente comunicación, creemos necesario revisar el tema caminos pavimentados, admitiendo la posibilidad de extendernos a otras situaciones geográficas, aunque sin olvidar que parte de la materia prima para la pavimentación de caminos proviene de hidrocarburos.

En el ámbito de la tracción animal, se necesitara personal capacitado para la elaboración de herraduras; para la colocación de esas herraduras, para la doma de los equinos, para la conducción de los carruajes y maquinarias agrícolas, para la construcción, reparación y mantenimiento de carruajes y maquinarias agrícolas con nuevos materiales livianos, para la elaboración de arneses; para

el cuidado y mantenimiento de los animales. Cuando decimos caballos, podemos también pensar en bueyes y aun en camellos y llamas.

Todavía recordamos, la hilaridad que causó a nuestros conocidos, cuando un cuarto de siglo atrás en un periódico de la región- y ya concientes de lo que pasaría- sugerimos reemplazar los tractores con los cuales los municipios pampeanos recogían residuos domiciliarias, por carros de plástico y aluminio traccionados por caballos percherones (para ese entonces desconocíamos la existencia de los caballo belgas que son aun de mayor capacidad tractiva que los percherones).

En el ámbito de la tracción humana, y asumidas las posibilidades de las bicicletas y los triciclos tanto para el transporte de mercaderías y de reparto, potenciadas por nuevos diseños y materiales livianos , hará falta personal capacitado por fabricar, mantener y reparar esos vehículos, así como para la conducción de los mismos.

Los envases de plástico, reemplazaron, una gama importante de los que se elaboraban con vidrio. Incluso ello conllevo la desactivación del ciclo de la cestería que acompañaba a esos envases. El retorno de los envases de vidrio con las debidas actualizaciones tecnológicas, requerirá personal capacitado para la elaboración de envases de vidrios y los anexos de cestería y aun de cajones de madera, teniendo en cuenta la sustentabilidad de los respectivos recursos.

La gama de los electrodomésticos es muy amplia, y con las actualizaciones tecnológicas que atraviesan todas estas consideraciones, se puede retornar al empleo de la energía humana, que reemplazó la electricidad relativamente de costos accesibles, casos concretos las maquinas de coser y las batidoras.

Con esta somera y preliminar enunciación de ejemplos, queda claro que se hace necesaria una migración de las actuales fuentes de trabajo a las nuevas. Sería una necedad decir que esta migración no comportará alguna cuota de traumaticidad conflictiva, pero la misma puede minimizarse, si los interesados están sensibilizados acerca de la necesidad de los cambios y reciben la capacitación para las nuevas habilidades laborales. De suyo que el sector empresario debe acompañar estos procesos de reinvención productiva que implican la internalización de la variable ambiental. Desde las consideraciones precedentes – que reiteramos transitan por el camino del esbozo monográfico – intentamos insinuar acerca de las responsabilidades en material de las tareas de formación y capacitación que comportan estos ineludibles desafíos. Es obvio que nos introducimos en el campo educacional, entendido este en sentido amplio.

Para comenzar no puede afirmarse ni que no existen antecedentes en la materia, ni que actualmente no se viene haciendo nada sobre al particular. La frase precedente, se emparenta con la voluminosa información que se viene produciendo tanto a nivel de los organismos internacionales, acompañadas de acciones puntuales, como desde organizaciones no gubernamentales, empresas trasnacionales y publicaciones especializadas.

Acotándonos al caso argentino, y consignado igual nivel de importancia a los antecedentes, como a las acciones en curso, se puede sostener que los precedentes padecieron de la irregularidad institucional que caracterizo al país hasta diciembre de 1983; y que lo que se viene haciendo en materia llamémosle de “formación profesional” en los días que corren, es una oferta desbordada por la demanda de nuevas capacitaciones o recapacitaciones laborales.

Es frecuente que haya gente que se siente molesta, cuando no se citan antecedentes, como cuando se afirma ligeramente que en esta como en otras materias “no se hace nada”. En nuestra óptica, esto puede interpretarse, como una circulación muy viscosa de la información, de tal modo que aun la gente interesada no está enterada de las cosas que se viene haciendo, como de las que se hicieron.

Hay una suerte de acuerdo acerca de divorcio existente entre el sistema educativo y el sistema productivo.

Esto se viene denunciando desde la década del 30, del siglo que pasó, a través de calificados voceros como Saúl Taborda y Juan Mantovani. Propuestas como las de Otto Krausse, o las escuelas de aprendices, sólo cobraron envergadura a partir de 1944, con la puesta en marcha del sistema de Aprendizaje y formación profesional, que dio base a la creación de las Escuelas Industriales de la

Nación, precedidas por las Escuelas de Artes y Oficios. Ese sistema culminaba en la creación de la Universidad Obrera Nacional, en la que los obreros mas calificados formados por el sistema, devinieran en “ingenieros de fábrica”. A partir de septiembre de 1955, con la conversión de esa universidad en Universidad Tecnológica Nacional, y la Creación del Consejo Nacional de

Educación Técnica, el sistema comenzó a desvirtuarse de sus propósitos originales, que incluían “la laborterapia productiva”, para los trabajadores jubilados, consagrada en los Derechos de la Ancianidad, que cobraron rango constitucional en 1949. Ello no fue óbice que el proceso de industrialización, emergente del esquema de sustitución de importaciones, siguiera dando sustento al nuevo esquema de formación profesional. Se puede conjeturar que la educación técnica, llevada a su mínima expresión, con la sanción de la ley federal de educación de 1994, fue afectada del mismo proceso de ensimismamiento burocrático, que se había apoderado de todo el sistema educativo argentino, y que pareciera perpetuarse, a pesar de los intento en contrario.

Es recurrente escuchar acerca de la falta de recursos, para tareas como las que se sugieren. No compartimos esa opinión. Nosotros entendemos que existen en los presupuestos públicos, recursos susceptibles de ser aplicados a esquemas de recalificación laboral, a poco menos que estos recursos se redireccionen. Para ese redireccionamiento hace falta una enérgica voluntad política para neutralizar las resistencias de los comportamientos burocráticos, que nadie puede negar que existan, pero que son difíciles de identificar.

No obstante el debilitamiento padecido por las organizaciones sindicales argentinas en el devenir argentinos de las décadas precedentes, se puede apreciar que una suerte de “resiliencia”, ha permitido a las organizaciones sindicales, preservar recursos y modalidades de acción.

Probablemente por la influencia de las organizaciones sindicales internacionales, y por la labor señera, aunque poco difundida de la Organización Internacional del Trabajo (OIT.), los sindicatos vienen desplegando interesantes esquemas de formación profesional y recalificación laboral, aunque a escala reducida, en función de la dimensión de las demandas crecientes. Es casi excepcional que un sindicato no posea actualmente una Secretaria de Capacitación en su organigrama, y en muchos de ellos, se desenvuelven ciclos de formación hasta de nivel terciario.

Como en otros ordenes de la vida argentina, forma parte de nuestras mas afianzadas convicciones, la que mediante una adecuada movilización y coordinación existen tanto en el sector publico, en las organizaciones sindicales y en las empresarias (recientemente imbuidas del concepto de responsabilidad empresaria motorizado por las empresas trasnacionales), los recursos para realizar la transición de las capacidades laborales para afrontar lo que se denomina la “sociedad post hidrocarburos”.

Expresamos al comienzo de este desarrollo, que el mismo no estaba destinado a especialistas, sino a aquella gente de trabajo, geográficamente asentada en la provincia de La Pampa y alrededores, que esté en trance de tener que reorientar (y por que no en algunos casos potenciar) sus calificaciones laborales.

No somos creyentes de las planificaciones circunstanciadas, que históricamente han fracasado. Tenemos muchas reservas con el automatismo de las fuerza del mercado como autorreguladores sociales.

Estamos convencidos que estos procesos se sentirán sobre nuestras respectivas existencias en poco tiempo mas. Esta en cada uno de nosotros, si vamos a aceptar acríticamente los esquemas que ya se insinúan desde los epígonos del mundo económico internacional, concentrados en el G-8 y la Organización mundial del Comercio, esparciendo sus concepciones mediante el sistema de las Naciones Unidas, o si haremos una adaptación critica de aquello que proveniente de ese foro estimemos convenientes y generemos respuestas propias para afrontar este presente, del que tanto nos advirtieron que acontecería y que ya esta aconteciendo.

Que las consideraciones precedentes, sean una contribución para sensibilizar en una problemática de la que cada uno tendrá que responder para una mejor calidad de vida propia y de su entorno familiar, y a través de él con su respectivo entorno comunitario.

Buenos Aires, viernes, 15 de febrero de 2008

** Artículo publicado en la revista “Movimiento Sindical”, de la ciudad de Santa Rosa, Provincia de la Pampa, Argentina; Números 12 y 13; marzo y abril de 2008

ComentarCompartir
1 vez compartido

A Eduardo Francisco Coiro le gusta esto.
Escribe un comentario…

FOTOGRAFIA TOMADA EN EL TEATRO “ROMA DE AVELLANEDA” FINALIZADA LA PRESENTACION DE LA MURGA “PRISIONEROS DEL DELIRIO” DE SARANDI ESTE, EL 24 DE NOVIEMBRE DE 2012
Alfredo Armando Aguirre

Del salvador buenos aires

Notas por Alfredo Armando Aguirre
Todas las notas

Facebook © 2013 · Español
Chat (10)

UVLA 0

Voy a postear los 2 últimos artículos de Alfredo Armando Aguirre que encontré

en su muro de facebook, porque el blog que solía usar no se puede ver. Bibiana

UVLA 0

Hasta siempre compañero!

EL SENTIDO DE LA VIDA

 

© Alfredo Armando Aguirre

 

hasta siempre compañero!

El vértigo de las situaciones que nos toca presenciar y/o protagonizar a las actuales generaciones de este planeta, a veces nos hace perder un poco las perspectivas últimas que explícita o implícitamente, orientan nuestras conductas cotidianas públicas y privadas.

 

Por ello, al menos en esta colaboración, nos apartaremos del tratamiento habitual que hacemos de las cuestiones argentinas, para compartir algunos conceptos, sobre lo que somos todos nosotros, es decir sobre nuestra condición de humanos.

  A la largo de nuestra formación, en las etapas anteriores a nuestra presente adultez, fuimos recogiendo de quienes formal o informalmente nos educaron, conceptos que tal vez en el momento que los receptamos por primera vez, no dimensionamos, de lo que se estaba tratando, pero con el correr de los años, uno va comprendiendo, cada vez mas de que se trataban aquellas semillas de verdad, que se sembraban en nuestra conciencia.

 

De los tiempos que se enseñaba ETICA y MORAL en los secundarios, aprendimos de la INTELIGENCIA y la VOLUNTAD, eran las potencias superiores del alma. Tiempo después, tomamos el primer concepto o definición de hombre que recordamos: EL HOMBRE ES UNA UNIDAD PSICO- FISICA EN RELACION. De esa misma época, retuvimos una definición de INTELIGENCIA: “capacidad para resolver situaciones nuevas”

 

En cierta ocasión, viajábamos en un furgón de cola ferroviario, entre Rufino y Vicuña Mackenna. Era un atardecer de noviembre de 1975,y leíamos, el libro del Padre Hernán Benítez, “La aristocracia frente a la Revolución” ,publicado en 1953,y todavía recordamos un concepto de ese libro: “tal cual sea el concepto de hombre que se tenga, tal ser el concepto de sociedad y de Estado, que se tendra …” .

 

Ya para ese entonces, habíamos comenzando nuestras incontables lecturas, del Mensaje de Clausura al Primer congreso Nacional de Filosofía, que se pronunció en Mendoza el 9 de Abril de 1949. Dicho mensaje, fue pronunciado por el entonces presidente General Perón, y cuando uno va desmenuzando su contenido y el contexto en que fue elaborado y pronunciado, puede afirmar sin que nadie se enoje, que dicho documento, es una elaboración colectiva, que expresa a nivel filosófico, las ideas que orientaron la acción de gobierno de quien fuera tres veces presidente constitucional de los argentinos.

 

Pasados 45 años, de aquel evento, y pudiendo prescindir de las banderías y los apasionamientos, nadie debiera sentirse molesto, si afirmamos que dicho mensaje, sigue siendo una plataforma para bucear en lo más recóndito de la condición humana.

 

Nos contó una vez, el ya extinto, Premio Nacional de Ciencias Políticas, Doctor Juan Bernardo Pichon Riviére, que escucho aquella alocución, con el famoso filósofo francés, Jacques Maritain. Pichón nos relató que al finalizar la alocución de Perón, Maritain le comento en francés, algo así como: “Demasiado de manual…”. Aunque alguien podría ver un sesgo peyorativo, en dicha opinión, nosotros encontramos en esa afirmación de Maritain, una confirmación, sobre la estimación que ese mensaje, recogía de las ideas imperantes en la posguerra.

 

Allí se reafirmaba, que “la crisis de nuestro tiempo es materialista”, y dicha afirmación, se la formulaba, desde una concepción del hombre, al que se caracterizaba como “ALMA Y CUERPO, VOCACIONES, ESPERANZAS, NECESIDADES Y TENDENCIAS”.

 

Aristóteles, cuatro siglos antes del comienzo de la era cristiana, ya afirma que el hombre es una animal racional, un animal político. Y quienes han adscripto a la escuela que combina el pensamiento aristotélico, con la obra de Santo Tomas de Aquino, y que se conoce como “filosofia perenne”, creen que la sociabilidad del hombre, es la condición eficiente de las sociedades.

 

Algunos dicen que cinco siglos atrás, nació una suerte de corriente de pensamiento y quehacer, que se ha llamado “modernidad”, de allí nacen conceptos y realidades como el Estado, las leyes escritas, la ciencia experimental y el capitalismo. Hoy día es bastante común decir que estamos en la “posmodernidad”, para aludir que se termina el ciclo de la modernidad.

 

La modernidad nos ha aportado la democracia republicana, el desarrollo científico tecnológico el mercado y la competencia. Algunas de las facetas negativas de esa modernidad, a grandes rasgos y en nuestra humana y falible opinión, vienen siendo los totalitarismos (hoy en retirada), las a dicciones, el consumismo y la “secularización”. El filósofo Karl Jaspers, decía al cerrar una de sus conferencias radiofónicas de divulgación en 1949, que el hombre: “ES LIBERTAD Y REFERENCIA A DIOS”. Y, un año antes, el antropólogo norteamericano, Melvin Herkovitzs, en su libro “El hombre y sus obras “,apuntaba que la civilizacion Occidental, que es la generadora de la “modernidad”, era la primera civilizacion, donde la religion ,había sido dejada de lado. Y eso es la “secularización”, la muerte o el abandono de los Dioses. Y cuando decimos dioses, no aludimos a ninguna religión en particular, sino a la aparente ausencia de actitudes generalizadas, de manifestación de lo que se conoce como dimensión trascendente del hombre. La gran paradoja de este tiempo, que parece tocar a su fin es la cohabitación de la secularización, con un desarrollo científico tecnológico, que a veces supera con holgura nuestra capacidad de asombro. No es pues por azar, que hemos dado a esta colaboración, “EL SENTIDO VIDA”.

 

Hace pocos años, encontramos en la casa paterna de mi amigo “Beto” Filippi, un ejemplar de la obra de Alfred ADLER, “El sentido de la vida”. Manifestado nuestro vivo interés por esa obra, este amigo nos la obsequio. La obra fue editada por primera vez en 1930,y en ella Adler, alguna vez discípulo y luego contendor de Freud, sostenía que el sentido de la vida estaba en la predisposición y en la posibilidad de la COLABORACION. También insinuaba, que lo que daba sentido a nuestros actos era una suerte de tensión hacia lo eterno. Por la década del sesenta, cuando los hippies, estaba de moda ir al Tibet, a consultar a los “hombres sabios”, como dice el tango.

 

Allí acudió, Ronald Laing, un psiquiatra escocés, de nombradía, por sus afirmaciones heterodoxas. Laing, se acercó a un anciano centenario y la pregunto: “¿CUAL ES EL SENTIDO CORRECTO DE LA VIDA?, y el anciano le contesto: “DEJA QUE TU CORAZON SEA COMO EL SOL, QUE BRILLA POR IGUAL PARA TODOS”.

 

Tiempos duros nos aguardan a cada uno de nosotros y seguramente, a las generaciones venideras. Hay un espectro de posibilidades que va desde quienes dicen, creer, o mejor dicho descreer, como Sartre, para el que “EL HOMBRE ES UNA PASION INUTIL”, y en el otro extremo están (estamos) quienes como en aquella conferencia que evocamos de 1949, creemos, que: “en el seno de la humanidad que soñamos, el hombre es una dignidad en continuo forcejeo, una vocación indeclinable hacia formas superiores de vida”.

 

De las actitudes de consumismo y adición, que nos laceran cotidianamente, solo saldremos dando sentido a nuestras vidas concretas. De lo que Juan Pablo Segundo, estigmatizaba como la sed de poder y el afán de ganancia excesiva a cualquier precio”, solo se supera por la “solidaridad y amor preferencial por los pobres”. Para todo ello seguimos contando, aun en la peor de las situaciones con la inteligencia y la voluntad. Para dignificarnos en el trabajo, en el amor y en el sano esparcimiento del juego limpio. Mas precisamente con los más preciados frutos de la ciencia y la tecnología, que subordinada a patrones morales nos da la posibilidad a todos y a cada uno de nosotros, de desarrollar nuestras potencialidades abiertos hacia lo eterno, verticalmente; hacia los otros, horizontalmente, unicos modos de reencontrarnos hacia nuestras respectivas interioridades.

 

NOTA: PUBLICADO EN “LA REFORMA” DE GENERAL PICO, No. 22.899, DEL 2 DE DICIEMBRE DE 1994

 

 

 

UVLA 0