Tecnologías Rotas

Entre lo arcaico y lo moderno. Roles sociales y uso de tecnología en la comunidad otomí de Cerrito Parado por Mariana Geraldine Quintero Campos. Tecnológico de Monterrey, Querétaro.

Lenguas en retroceso vistas como tecnologías rotas por Isamel Arinas Pellón. Universidad Politécnica de Madrid. Dept. Lingüística Aplicada a la Ciencia y la Tecnología.  Agosto – Octubre de 2013.

Estudio comparado de las tecnologías rotas por la Dra. Judith Cortés. Estudio comparado de las tecnologías rotas en la comunidad otomí de Cerrito Parado en el Estado de Querétaro, con las ciudades de Querétaro en México y Malmö en Suecia.

UVLA 0

Las plataformas humanas son más importantes que las plataformas marinas

En el acto conmemorativo de la declaratoria de la independencia celebrado en la Piedra Alta, departamento de Florida, Mujica resaltó la importancia del logro de conseguir la ampliación de la plataforma marítima como la culminación de una política de Estado nacida en los años noventa. Además según la prensa: “El presidente hizo un llamado a “la unidad y a “abrazarse como nación”.

No quiero ser injusto, ni con Mujica, ni con todos los que han trabajado para conseguir la ampliación de la plataforma marítima que ha duplicado la extensión marítima del país pero las palabras de Mujica me suenan a ironía.

A raíz de las crisis políticas y económicas de las últimas décadas, los uruguayos se han desparramado por el mundo. Se calcula que hay unos 600 mil uruguayos viviendo en “aguas extraterritoriales” y lamentablemente la extensión de las fronteras marinas no les rescata. En un artículo de SUBRAYADO de fecha Martes, 26 de agosto de 2014 se puede leer sobre este hecho. (Véase todo el artículo en http://www.subrayado.com.uy/Site/news.aspx?NiD=9821)

No conozco por lo demás ningún proyecto frenteamplista dedicado a la repatriación de los uruguayos que debieron partir perseguidos por la dictadura. De esos uruguayos se acuerda el Frente Amplio cuando hay elecciones. Pero curiosamente no para asegurarles su derecho natural al voto, sino para que se tomen el trabajo de venir a hacernos un favor y nos voten. Hace pocos días, Vázquez se aseguró que estos uruguayos que viven en Buenos Aires puedan faltar a sus trabajos sin coste alguno gracias a la generosidad de los empleadores argentinos. Por supuesto, se parte de la base de que los uruguayos en Buenos Aires viven relativamente cerca. Se tendrán que pagar el pasaje, pero no son los mil y pico de dólares que tiene que pagar un uruguayo para venir de USA o España.

Motivado por estos temas he tratado si resultado de recibir una explicación satisfactoria de porqué la política del FA en este tema es idéntica a la de los partidos tradicionales. He aquí una lista de algunas de esas explicaciones que se me han dado a lo largo de los años: entre las más burdas: “El que se fue, se fue porque quiso, porque los que nos quedamos nos arreglamos lo más bien” o sino también: “Se fueron a pasarla bien.” Las más educadas: “el uruguayo en el exterior no paga impuestos, así que no tiene derechos” o también: “no es justo que influyan en la política nacional si no viven acá.”

Motivado por la alegría de la extensión de la plataforma marina me doy cuenta que el FA sigue errándole. ¿Que pueden esperar los uruguayos en el exterior de un nuevo gobierno del FA? Lo mismo que lo que puede esperar de los partidos tradicionales: que si sos un uruguayo en el exterior sos en el peor caso un “vivo” y en el mejor caso un “ciudadano de segunda”. A no ser que puedas votar porque en ese caso te van a hacer un lugarcito si venis y tenés con que pagar todos tus gastos.

El voto es un derecho político intrínseco a la ciudadanía, estés en donde estés, que después de todo es tu problema y no el del Estado (y si hay que pagar un impuesto que se pague.)

¡Por favor déjense de medias tintas y juéguensela por un Uruguay nuevo, diferente solidario! Apuesten a crecer de un golpe con 600 mil votos. ¡Extiendan la plataforma humana que vale mucho más que la marina!

/F

UVLA 1

¡Salir de las oficinas! ¡Todo el mundo a la calle!

El cuquito Lacalle a sacado una estrategia “trapera”, SE TIRA AL CENTRO, tapando las verdaderas intenciones. Esta maniobra no es nueva, se ha aplicado en Europa con gran éxito después de la debacle económica devolviéndole a la derecha más conservadora la iniciativa. Es una especie de populismo al revés, que aprovecha el desgaste de las izquierda tradicional. Se ha aplicado en Chile.

Frente a tanta hipocresía ¿Qué hacer?

Sacar a los militantes de las oficinas y ponerlas a hablar con la gente. Pero no en los mítines de las plazas a dónde van los convencidos y los que van a hacer número. NO hay que salir a “hacer campaña” hay que salir a “hacer política”, algo que los militantes del FA hacían antes y que ya hace tiempo que no hacen.

Sacar a los militantes más experimentados de las oficinas de los ministerios, de las intendencias, de los sindicatos y ponerlos a recorrer las casas de las calles de sus respectivos barrios. Casa a casa, persona a persona, explicando lo que se juega en estas elecciones.

No alcanza hablar en la radio, no alcanza con hacer mítines, no alcanza con escribir editoriales. Hay que buscar al indeciso, al que duda, al que se achanchó, entre los conocidos y vecinos, compañeros de trabajo, y recordarle lo que el cuquito realmente significa.

Agarrar la murga que acaba de publicar y desmenuzarla, punto por punto. Es la charla anónima, cara a cara la que va a devolver al frente la confianza perdida.

 

/F

 

 

 

 

UVLA 0

¡A ponerse las pilas! ¡Si vuelven los blancos nos vamos al abismo del que acabamos de salir!

El Frente Amplio (Uruguay) debe ser inmediatamente rebobinado a pesar del aburrido programa de sus cansados dirigentes. Si no lo hacemos inmediatamente veamos lo que nos espera:

Lacalle Pou es joven pero sus ideas son las del herrerismo; Lacalle Pou se quiere mostrar como distinto pero es herrerismo puro.

Lacalle Pou es guerra fría, neoliberalismo, privatización de la empresa pública, conservadurismo cimarrón, machismo, olvido a los crímenes de lesa humanidad con la teoría “de los dos terrores”, retroceso en los derechos sociales en general, anti-sindicalismo, incremento de la represión policial, distanciamiento con Cuba, Venezuela y Bolivia y acercamiento a USA e Israel.

Lacalle es otra vez el Uruguay anti-izquierda, pieza ideológica de una guerra fría cuyo fin es colocar a Uruguay otra vez en la senda del alcahuetismo. Lacalle es suspensión inmediata de toda investigación al tema de los derechos humanos.

Lacalle es otra vez olvidarnos de los valores nacionales, impulsando la mediocridad del “Uruguay no te metas con las cosas importantes déjaselas a los grandes, USA, Europa. No te metas por ejemplo, a condenar a Israel que vos sos un paisito que no entiende nada.”

Pero culturalmente, Lacalle significa mucho más; significa el retorno de la empresa privada en todos los sectores, el retronó de la mafia del futbol, de la mafia en la salud, de la mafia en la enseñanza, de la proliferación de las “universidades” privadas, de los barrios cercados con rejas y de los “securitas”.

Para Lacalle Pou, los pobres es gente que no quiere trabajar. Además están de vivos porque usan la ayuda que les dan para conseguir celulares y hablar boludeces. ¡Ojo! No sea que tu celular sea el producto de alguna ayuda social, porque en ese momento pasas a ser un inmoral.

Lacalle Pou va a bajar los impuestos…a los ricos… y la plata la va a sacar de las escuelas, de la salud, de las subvenciones a los más pobres a los que les va a dar más represión.

El abismo está a la vuelta de la esquina, a ponerse las pilas.

Nuestros queridos dirigentes han destruido los comités de base…hay que reanimarlos, hay que MOVER a la GENTE, AHORA, si no te vas a pasar 5 años lamentándolo.

/F

 

 

 

UVLA 0

Mujica y las matanzas en Gaza

Sobre el final de su período el presidente Mujica de Uruguay vuelve a sus raíces ideológicas, de laguna manera olvidadas durante años en pro de ganancias electorales. En los últimos tiempos ha mostrado el coraje político que alguna vez le reconocimos.

Sin titubear ha condenado las matanzas de inocentes en Gaza por lo que se le ha echado encima toda la poderosa red del espionaje israelita en el Río de la Plata apoyada por los partidos concervadores blanco y colorado. Las palabras de Mujica tienen un valor enorme, en tanto pone el dedo en donde duele, a un país que ha hecho de su destino el de servir a los intereses imperialistas más bajos, racistas y genocidas.

¡Los israelitas quieren justificar el bombardeo de escuelas! ¡Y al hacerlo acusan a una organización terrorista de usar la escuela como escudo! La bajeza de estos argumentos es insulto a la tradición intelectual y cultural del pueblo judío. Hay fascismos que persisten y con los que hay que terminar de una vez por todas.

¡No me les afloje presidente!

/F

UVLA 0

Replanteamiento de la dialéctica del amo y el siervo, las consecuencias políticas de la teoría foucaultiana de biopoder

Replanteamiento de la dialéctica del amo y el siervo

Las consecuencias políticas de la teoría foucaultiana de biopoder.

En la Fenomenología del espíritu[1]Hegel describe el mecanismo a través del cual la conciencia se convierte en autoconciencia; Hegel cree que la autoconciencia se origina en el intercambio con el otro. La dialéctica de Hegel Herrschaft und Knechtschaft es la fórmula del intercambio humano que define la historia, una especie de mecanismo inherente del poder en la sociedad. Hegel expresó este mecanismo histórico como “lógica”.[2]  El modelo hegeliano de conciencia histórica fue adaptado por Marx y Engels a un modelo materialista en el cual el concepto de “lucha de clases” se halla en el centro. Más tarde, el modelo marxista fue combinado con el modelo hegeliano en los trabajos del existencialismo francés que terminan influenciando la obra del Simone de Beauvoir y el feminismo.[3] Siguiendo a Kojéve y a Hyppolite, Simone de Beauvoir explica las relaciones de poder entre hombres y mujeres en la historia como un ejemplo del modelo de la dialéctica del amo y el siervo. En lucha contra la herencia patriarcalista de la sociedad moderna, la mujer concientiza su situación de opresión paso necesario para alcanzar la libertad como género. Hasta la publicación de la teoría foucaultiana del biopoder, la dialéctica del amo y el siervo fue el modelo teórico subyacente dominante usado para una explicación de la evolución de la sociedad como un todo histórico. Ahora bien, a partir de la obra de Foucault y más tarde como consecuencia del trabajo de Donna Haraway y los post-humanistas, el dominio teórico de la dialéctica del amo y del siervo fue seriamente cuestionado. La crítica de Foucault a la dialéctica del amo y el siervo fue realizada indirectamente; se formuló a través de la crítica de la noción de verdad y a su relación con el poder social. Según la dialéctica del amo y el siervo, el poder del amo socava la verdad histórica; es este un poder que se establece mediante la ideología del dominio, ideología que sustituye a la verdad. De esta manera, el acceso a la verdad es solo accesible al explotado, quien puede alcanzarla a través de la autoconciencia en plena lucha contra la ideología dominante del amo. Aunque Foucault no se refiere de forma explícita a la dialéctica del amo y el siervo, está muy claro para nosotros que la relación entre poder y verdad propia de esta dialéctica es aquella a la que Foucault criticó y que denominó “hipótesis represiva.” Según esta hipótesis represiva de la evolución histórica, las sociedades europeas mostraron un grado de represión disimulada creciente de su población, represión que comprendió especialmente la esfera reproductiva y sexual de la sociedad. El momento más alto de este proceso se habría alcanzado con el surgimiento del capitalismo. Según esta interpretación, la represión de la vida sexual propia de la sociedad capitalista se debería a su compatibilidad con la ética capitalista del trabajo. Según la hipótesis represiva el control de las prácticas reproductiva y sexual sería entonces la expresión de la modernidad, una consecuencia directa de la última fase de la sociedad de clases. Por lo tanto, la lucha por la libertad reproductiva y sexual sería la expresión de una resistencia a la ética represiva del capitalismo y además una lucha en favor de la verdad. Según Foucault, el psicoanálisis habría desempeñado un papel importante en la puesta-en-escena de la hipótesis represiva. Trabajando contra una supuesta represión de la sexualidad, el psicoanálisis se habría autoerigido en el exorcista de la “verdad” subyugada.

Pero Foucault no se contenta con criticar a la “hipótesis represiva”. Contra esta interpretación, Foucault propuso un nuevo paradigma interpretativo del poder en la sociedad. Según este nuevo paradigma, una nueva forma de la administración del poder social se habría desarrollado durante los siglos XVIII y XIX; Foucault llamó a esta teoría del “biopoder.” El paradigma del biopoder se habría desarrollado siguiendo dos caminos: 1) a través de la manipulación de la herencia que hizo de la “calidad genética” de la especie humana una cuestión científica y 2) a través de la manipulación del cuerpo humano en general recurriendo al castigo y a la recompensa. Foucault presentó este nuevo paradigma en su obra Vigilar y castigar: el nacimiento de la prisión[4]; observemos que en este nuevo modelo de poder, la dialéctica del amo y el siervo asumen un papel secundario. En el centro del nuevo paradigma tenemos en cambio el despliegue del poder invisible de la sociedad en su conjunto, una arreglo de la sociedad a través del uso de varios instrumentos de control entendidos como “tecnologías”. El disciplinamiento del cuerpo humano se aplicaría no sólo a las clases servidoras, sino también a la clase de los amos, a través de la acción disciplinar de instituciones como cárceles, hospitales, universidades y escuelas. En este nuevo paradigma, la verdad se produce a través del control y de la disciplina; es como si la verdad fuese exprimida de los cuerpos de todas las personas. Este nuevo paradigma teórico propio de una nueva sociedad que podríamos calificar de «moderna», habría organizado sus recursos independientemente de los intereses de las clases en particular, subordinando el punto de vista de los individuos y de los grupos en beneficio de la supervivencia del todo del corpus social. La teoría del biopoder, sustituye la negatividad del amo por la negatividad de la superestructura social. Por supuesto, esta tesis es muy controvertida y esboza una teoría de la sociedad que Foucault jamás desarrolló. En definitiva, la teoría social foucaultiana asume que la sociedad actúa como una biomáquina en base a la aplicación de tecnologías formativas del cuerpo humano. El enfoque foucaultiano es posthumanista en este sentido, actualizando indirectamente la vieja cuestión de la relación entre naturaleza y cultura. Sin embargo, el enfoque foucaultiano mantiene sus distancias del darwinismo social en tanto la positividad y la negatividad del biopoder afecta a todos los individuos sin discriminaciones. En tanto la teoría del biopoder asume que la represión es parte necesaria de la verdad, llama a la “liberación”, pero no ya a una liberación de la ideología de la clase dominante, sino de las consecuencias negativas de la ideología de amo y el siervo, en tanto ésta cultivaría las actitudes de “victimario” y de “victima,” desviando la atención del verdadero mecanismo que permitiría asumir el control del cambio social: la disciplina. Los interpretes de Foucault –y quizás él mismo – han asumido que la teoría del biopoder permitía una crítica del poder en la sociedad moderna. Todo lo contrario, su poder explicativo, a lo sumo rectifica y afina el ejercicio inexorable del poder en la modernidad. Debido a esta particularidad, el trabajo de Foucault ha generado un intenso debate entre feministas. Algunas feministas que adoptan la perspectiva hegeliana original de Simone de Beauvoir han criticado el rechazo de Foucault de la hipótesis represiva. Sin embargo estas feministas no señalan claramente el verdadero conflicto que tienen con enfoque de Foucault, evitando discutir su crítica ocultada a la dialéctica del amo y criado. Toril Moi, Nancy Hartsock, Linda Alcoff advierten que “una mayor apropiación de Foucault por los teóricos feministas es imprudente.”[5]Algunas otras feministas, especialmente Donna Haraway, ven en el concepto de la biopoder una interesante aportación a las tecnologías aplicables al cuerpo humano. Los ciborgs serían el resultado de la fusión simbiótica de la esfera orgánica y los sistemas tecnológicos.[6]Un ejemplo fructuoso de esta simbiosis sería la coevolución persona-máquina centrada en la reproducción, las nuevas prácticas que incluyen desde la fecundación artificial hasta las técnicas de control del embarazo. Este grupo de feministas encabezados por Haraway entienden el trabajo de Foucault como un tímido comienzo de una nueva era. Por ejemplo Donna J. Haraway, escribió: “la “biopolítica de Michael Foucault es una premonición flácida de la política del ciborg, un campo todavía muy abierto”. En este nuevo paradigma, el poder se asocia al conocimiento tecnológico y a la verdad alcanzada por la sociedad en su conjunto, independientemente de cualquier aspecto relacionado a la “lucha social”, actualizándose el problema del lugar de la ciencia y la tecnología en le estructura social marxista, teoría que jamás logró explicar convincentemente su relación con la “lucha de clases”.[7] Como consecuencia de este “proceso de ciborgización”, las diferencias entre los grupos sociales, así como las diferencias entre hombres y mujeres tenderían a desaparecer.

La sociedad del biopoder

La pregunta sobre el poder y su relación con la verdad y el conocimiento es central para cualquier teoría de la historia que puede ser un apoyo a la acción política. Esta teoría se debe abrir a la deconstrucción del poder, mostrando el camino de la acción que permite tal deconstrucción. La teoría marxista permitía tal deconstrucción del poder entendido como la transferencia del mismo de una clase a otra mediante la acción política del partido comunista. Sin embargo, la metodología deconstructiva marxista del comunismo se ha formado en el marco de la dialéctica del amo y el siervo, y es indistinguible de esta. Su éxito y fracaso ha dependido del éxito y fracaso de su aplicación política. Después de la revolución soviética en 1917, la transferencia del poder político de la clase dominante de la sociedad capitalista al partido comunista, corroboró que esta trasferencia del poder solamente instauraba una nueva relación entre amos y siervos. Por lo tanto, el caso histórico de la Unión Soviética demostró que la dialéctica del amo y el siervo no puede utilizarse para la deconstrucción del poder social.

La confusión del marxismo acerca de la explotación del “hombre por el hombre” se inicia con una interpretación errónea del papel de los lazos de sangre en la historia. Para Marx y Engels las sociedades primitivas estaban organizadas en torno a la familia (la mujer, el hombre y sus hijos) estos a su vez formaban clanes o tribus y finalmente constituían etnias. Con el desarrollo de los medios de producción surge la primera sociedad de clases, en dónde los lazos de sangre son sustituidos por lazos políticos de explotación de una clase por otra. La familia, el clan y la etnia pasan desde entonces a jugar un papel secundario. Nuestro trabajo ha consistido en mostrar que las clases sociales son en realidad una prolongación de la familia, el clan y la etnia, comportándose en realidad como “castas”. De esta manera, nuestro trabajo refuerza la noción foucaultiana de biopoder. Por ejemplo, la sociedad esclavista, surge con la esclavización de etnias enemigas. Esto está muy claramente documentado por ejemplo en la Biblia:

Asegúrate de que tus esclavos y esclavas provengan de las naciones vecinas; allí podrás comprarlos. También podrás comprar esclavos nacidos en tu país, siempre y cuando sean de las familias extranjeras que vivan en medio de ustedes. Ellos serán propiedad de ustedes, y podrán dejárselos a sus hijos como herencia para que les sirvan de por vida. Pero ninguno de ustedes, los israelitas, debe dominar ni tratar con crueldad a sus hermanos de raza. (Levítico 25:44-46 NVI).

Está documentado que las etnias de esclavos de la antigüedad son las que constituyen la clase de los siervos de la Edad Media y que de estos grupos surge la clase obrera con el capitalismo. En pocas palabras, las clases explotadas en la historia son parientes entre sí, tienen un mismo banco genético. Lo mismo puede decirse de los explotadores. Las clases explotadas y explotadoras se comportan en realidad como “castas”. Esta conclusión nos dice que llamada “lucha de clases” cambia solamente el nombre del explotado y del explotador manteniendo más o menos las relaciones de poder entre las macro-etnias que constituyen. Si lo que se desea es poner fin a la “explotación del hombre por el hombre” será necesario terminar con la “lucha de castas” y no promoverla, como se ha hecho hasta ahora. Paralelamente a la lucha de castas, la historia muestra el desarrollo de una sociedad civil, paralela a las estructuras de poder, en las que se manifiesta la experiencia adquirida por el hombre en la historia. Esta sociedad civil ha establecido y desarrollado los conceptos que permitirán terminar con la desigualdad entre las castas. La sociedad civil se caracteriza por ser una sociedad “artificial” en el sentido de que es independiente de la sociedad “real” de las castas. Su artificialidad radica en desconocer las leyes biológicas que rigen la familia, el clan y la etnia elaborando leyes sociales en las que las nociones de razón y justicia predominan y doblegan a los impulsos instintivos del ser humano biológico.

 

Bibliografía

Dreyfus, Hubert L. & Rabinow, Paul, Michel Foucault: beyond structuralism and hermeneutics, 2. ed., Univ. of Chicago Press, Chicago, 1983; p. 127.

Flores Morador, Fernando, After Capitalism: Modernism (Cyborgism). A Contribution to the Critique of Historical Materialism (December 9, 2013). Available at SSRN: http://ssrn.com/abstract=2365218 or http://dx.doi.org/10.2139/ssrn.2365218

Foucault, Michel, Discipline and punish: the birth of the prison, 2nd Vintage Books ed., Vintage Books, New York, 1995[1977].

Haraway, Donna Jeanne, “A cyborg manifesto: science, technology, and socialist-feminism in the late twentieth century”, Posthumanism., S. 69-84, 2000.

Haraway, Donna J. Simians, cyborgs, and women: the reinvention of nature, Routledge, New York, 1991.

Hegel, Georg Wilhelm Friedrich & Baillie, J. B., The phenomenology of spirit: (the phenomenology of mind), Digireads.com Publishing, [Lawrence, Kan.], 2009

Lundgren-Gothlin, Eva. Sex and Existence. Simone de Beauvoir’s The Second Sex. London 1996.

McLaren, Margaret A., Feminism, Foucault, and embodied subjectivity, State Univ. of New York Press, Albany, 2002.

Stalin. J.V. “Marxism and Problems of Linguistics.” First Published: June 20, July 4, and August 2, 1950 issues of Pravda Source: Marxism and Problems of Linguistics, by J.V. Stalin, Foreign Languages Publishing House, Moscow. Online Version: Stalin Reference Archive (marxists.org) 2000.

 

 

[1]Hegel, Georg Wilhelm Friedrich & Baillie, J. B., The phenomenology of spirit: (the phenomenology of mind), Digireads.com Publishing, [Lawrence, Kan.], 2009.

[2]Gothlin, Eva, Sex and existence: Simone de Beauvoir’s The second sex, Athlone, London, 1996; pág. 60.

[3]Gothlin, Eva; pág. 58.

[4] Foucault, Michel, Discipline and punish: the birth of the prison, 2nd Vintage Books ed., Vintage Books, New York, 1995[1977].

[5] McLaren, Margaret A., Feminism, Foucault, and embodied subjectivity, State Univ. of New York Press, Albany, 2002; pág. 2.

[6] Haraway, Donna J. Simians, cyborgs, and women: the reinvention of nature, Routledge, New York, 1991; pág. 150.

[7] Acerca de este tema véase: J.V. Stalin. “Marxism and Problems of Linguistics.” First Published:Published in the June 20, July 4, and August 2, 1950 issues of Pravda Source: Marxism and Problems of Linguistics, by J.V. Stalin, Foreign Languages Publishing House, Moscow. Transcription/HTML Markup: M. and Charles Farrell. Online Version: Stalin Reference Archive (marxists.org) 2000.

UVLA 1

Para aquellos que peinan canas y que todavía creen que la historia tiene lógica

Algunos amigos que peinan canas y que todavía creen que la historia tiene lógica me han pedido que explique en pocas palabras las reflexiones vertidas en mi libro “Después del Capitalismo, el Ciborgismo” editado en español en 2013. En el librito defiendo el marxismo como teoría de la historia pero modifico algunas de sus tesis basándome en los hechos históricos acaecidos sobre todo en la segunda parte del siglo XX. Advierto desde ya que las explicaciones que siguen so muy superficiales y aquellos que estén interesados en profundizar en estos temas le recomendamos la lectura del libro. En tal caso escríbanme a la dirección postal morador56@hotmail.com que les haré llegar una copia digital del mismo.

1)      Para Marx y Engels las sociedad primitivas estaban organizadas en torno a la familia (la mujer, el hombre y sus hijos) estos a su vez formaban clanes o tribus y finalmente constituían etnias. Con el desarrollo de los medios de producción surge la primera sociedad de clases, en dónde los lazos de sangre son sustituidos por lazos políticos. La familia, el clan y la etnia pasan desde entonces a jugar un papel secundario.

2)      Mi trabajo ha consistido en mostrar que las clases sociales son en realidad una prolongación de la familia, el clan y las etnias. Por ejemplo, la sociedad esclavista, surge con la esclavización de etnias enemigas. Esto está muy claramente documentado por ejemplo en la Biblia: Asegúrate de que tus esclavos y esclavas provengan de las naciones vecinas; allí podrás comprarlos. También podrás comprar esclavos nacidos en tu país, siempre y cuando sean de las familias extranjeras que vivan en medio de ustedes. Ellos serán propiedad de ustedes, y podrán dejárselos a sus hijos como herencia para que les sirvan de por vida. Pero ninguno de ustedes, los israelitas, debe dominar ni tratar con crueldad a sus hermanos de raza. (Levítico 25:44-46 NVI).”

3)      Está documentado que las etnias de esclavos de la antigüedad son las que constituyen la clase de los ciervos de la Edad Media y que de estos grupos surgen la clase obrera del capitalismo. En pocas palabras, las clases explotadas en la historia son parientes entre sí, tienen un mismo banco genético. Lo mismo puede decirse de los explotadores. Las clases explotadas y explotadoras se comportan en realidad como “castas”.

4)      Esta conclusión nos dice que llamada “lucha de clases” solamente le cambia el nombre al explotado y al explotador manteniendo más o menos las relaciones de poder entre las macro-etnias que constituyen. Si lo que se desea es poner fin a la “explotación del hombre por el hombre” será necesario terminar con la “lucha de castas” y no promoverla, como se ha hecho hasta ahora.

5)      Paralelamente a la lucha de castas, la historia muestra el desarrollo de una sociedad civil, paralela a las estructuras de poder, en las que se manifiesta la experiencia adquirida por el hombre en la historia. Esta sociedad civil ha establecido y desarrollado los conceptos que permitirán terminar con la injusticia. La sociedad civil se caracteriza por ser una sociedad “artificial” en el sentido de que es independiente de la sociedad “real” de las castas. Su artificialidad radica en desconocer las leyes biológicas que rigen la familia, el clan y la etnia elaborando leyes sociales en las que las nociones de razón y justicia predominan y doblegan a los impulsos instintivos del ser humano biológico.

6)      En términos prácticos hagámonos la pregunta de Lenin: ¿Qué hacer? Las tareas fundamentales son entonces las de fortalecer la sociedad civil, fortaleciendo todos los aspectos en los cuales el “ser humano” se imponga al “ser étnico”. Comprender que todo grupo humano (partido político, sindicato, etc.) tiene a perpetuarse estableciendo lazos sanguíneos internos al mismo. Esta tendencia debe combatirse abriéndose a la defensa de los derechos de la persona sobre los derechos del grupo, a la igualdad entre los sexos, a la defensa del derecho a la libertad sexual, al aborto, a cualquier forma de familia, inclusive la formada por homosexuales. En general apoyar todas las acciones que desmonten las estructuras básicas de las castas. Esto debe ser integrado a la actividad política y sindical, comprendiendo que la lucha contra la explotación no pasa por cambiar al explotador de turno por otro, sino en cambiar la sociedad basada en la explotación por una basada en la colaboración. Creemos que el ser humano emergente será un “ciborg” es decir un ser producto de la historia y de la cultura y por lo tanto cada vez más lejos de un simple animal.

UVLA 1

Es hora de reducir el poder de FIFA

Los acontecimientos notorios del Mundial en Brasil 2014, ponen de manifiesto el inmenso poder de FIFA sobre los derechos individuales de los deportistas y sobre el acervo cultural de los países miembros. Parte de ese poder es necesario si se quiere organizar competencias a nivel internacional pero los hechos asociados a la sanción del futbolista Luis Suárez de Uruguay ponen en evidencia un exceso de poder evidente. Si bien parece lógico que FIFA pueda suspender un deportista por mala conducta, no parece lógico que FIFA pueda restringir las libertades individuales del deportista, sobre todo si estas restricciones chocan con sus derechos de ciudadano de un país determinado. En las sanciones a Luis Suárez hay dos aspectos que debería ser revisados: la prohibición al deportista de moverse libremente dado que FIFA dispone del poder de decidir quién puede y quién no puede entrar a estadios y centros deportivos que en realidad pertenecen a los países asociados. FIFA no debería poder limitar los derechos laborales de sus asociados tampoco. Veamos más de cerca cuales son los puntos en donde es obvio que hay que limitar el poder de FIFA, citamos:

La sanción a Luis Suárez le prohíbe la entrada entre otros al histórico estadio Centenario. La condena es la siguiente: “De acuerdo con el art. 21 del CDF, se prohíbe asimismo a Luis Suárez entrar en los recintos de todos los estadios durante el periodo de duración de la prohibición (v. punto 3). El jugador tampoco podrá entrar en los recintos del estadio en el que la selección uruguaya dispute un encuentro mientras esté cumpliendo con los nueve partidos de suspensión (v. punto 2). De acuerdo con el art. 22 del CDF, durante cuatro (4) meses, se le prohíbe a Luis Suárez ejercer cualquier clase de actividad relacionada con el futbol (administrativa, deportiva o de otra clase).

Creemos que los derechos del ciudadano Suárez deben ser prioritarios a los del futbolista Suárez. ¿Cómo es posible que una organización privada con base en Suiza pueda limitar los derechos del ciudadano Suárez a moverse libremente en su país en dónde no ha cometido ningún delito? No parece justo que un organismo privado pueda impedir por ejemplo, el acceso de Suárez al estadio Centenario, parte importantísima del acervo cultural del Uruguay moderno más allá de toda consideración internacional.[1]

Pensamos que ha llegado la hora de revisar el poder excesivo del futbol organizado sobre los valores civiles y culturales de los ciudadanos de los países asociados exactamente en los puntos siguientes:

“Los estatutos de la FIFA obligan a sus miembros a gestionar los asuntos relacionados con la práctica y gestión deportiva de forma independiente y sin la influencia de terceros, incluso si estos terceros son los propios Estados. La sanción para los países que pretenden desafiar a la FIFA es gravísima: la suspensión o desafiliación, esto es, la exclusión del infractor de toda competencia internacional organizada por el ente mundial.  Esta medida extrema es consentida por la legislación suiza (país donde se encuentra la sede central de la FIFA), lo cual ha permitido que detrás de esta organización deportiva se haya construido un Derecho paralelo que se impone al Derecho ordinario de los países afiliados. Líbano, Guinea (2001), Níger, Guatemala (2004), entre otros países, son ejemplos de rebeliones fallidas contra la FIFA. En todos estos casos la injerencia gubernamental para remover a dirigentes o funcionarios locales reconocidos por la FIFA terminó en sendos retrocesos del Estado, ante las graves consecuencias de la desafiliación.”[2]

Es hora de revisar los acuerdos firmados en años tempranos del siglo XX creadores de un derecho internacional paralelo adaptándoles a las normas de justicia del Siglo XXI. Este proceso debe ser llevado en concordancia política y a largo plazo buscando el apoyo de otras naciones y evitando comprometer a las asociaciones de futbol nacionales que corren el riesgo de ser víctimas del abuso de poder de la transnacional con base en Suiza.

La seguimos Fer

 

[1]Este es administrado por CAFO, organización integrada por delegados del gobierno municipal y de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF). La administración conjunta del estadio Centenario entre la AUF y el municipio se remonta a 1930 y se renueva como convenio cada 30 años. El acuerdo vence el 18 de julio del 2014.

[2]http://laley.pe/not/1497/sepa-que-normas-regulan-a-la-fifa/

 

UVLA 0

¡NO TOQUEN A SUAREZ!

La historia del jugador-niño que viaja “comprado” a Europa, buscando huir a la pobreza es cosa de cada día desde hace años. Es gente para el circo que alimenta las grandes mafias del deporte, y sobre todo de los medios de comunicación. Este proceso se agudizó cuando la Asociación del Futbol Europeo (a consecuencia del surgimiento de la Comunidad Europea) dejó sin efecto las restricciones más severas que limitaban el  número de jugadores no nativos en los equipos profesionales.

Este proceso drenó y drena las ligas de futbol locales sobre todo de América Latina y África pero también de los pequeños países periféricos de Europa. Es apenas un eslabón más de viejo tema de las conductas hegemónicas de las otrora potencias coloniales.

La historia del jugador-niño que viaja “comprado” a Europa es la historia de algunos triunfadores asimilados e infinitos desconocidos “consumidos”. De entre los triunfadores está Suarez, un joven que se abrió espacio, triunfo pero que jamás se dejó asimilar. Esto lo ha sabido la prensa europea que ahora quiere cobrarle su desagradecimiento.

Las conductas tendenciosas y manipulativas siempre se basan en algunos hechos objetivos. Sin duda Suarez se ha abierto espacio a mordiscones en un mundo inhóspito y racista como el holandés o el inglés. Pero en el momento en que quieren arrancarle la cabeza, Uruguay pero también América Latina tiene que estar unida. ¡NO TOQUEN A SUAREZ!

 

La seguimos, Fer

UVLA 1

Las lecciones del maestro Tabárez a los 4 millones de uruguayos: el tema de la emigración y su importancia para América Latina

Las batallas ideológicas se libran en todos los frentes. El imperialismo tiene mil caras y el deporte no es una excepción. La manipulación ideológica asume muchas formas y en el caso del futbol aparecen con una transparencia inusitada. En la historia más reciente de América Latina la emigración de su clase trabajadora y de sus clases medias ha sido importante, hecho motivado por diferentes causas, la más importante la de la globalización de los mercados pero también las crisis políticas generadoras de refugiados políticos.

“Uruguayos donde fueron a parar” cantaba Jaime Ross quien conoció la emigración a Europa. La pregunta tiene vigencia: ¿dónde están los uruguayos que se fueron? ¿Cuántos son? ¿Qué hacen y que pueden aportar? ¿Por qué no forman parte activa de la vida nacional?

Todos sabemos que los uruguayos en el exterior no pueden participar en las elecciones nacionales. No se le permite votar fuera del país lo que cual supone para muchos mil quinientos dólares de un billete de avión si desean hacerlo. Este hecho supone que ante la ley, lo uruguayos no tienen los mismos derechos.

Si se pregunta sobre este derecho a figuras representativas de partidos políticos, su respuesta  es más o menos la de que “los de afuera son de palo.” Grave error, diría el maestro que alinea un 99% de jugadores residentes en el exterior. La división de la ciudadanía entre los de “dentro” y los de “fuera” es un argumento conservador incomprensible en un mundo globalizado en el que seguimos diciendo que somos 3,5 millones cuando en realidad somos 4 millones.

Esta actitud es todavía más incomprensible en una  izquierda que ha elegido satisfacer a la derecha en un tema crucial, traicionando los derechos naturales de miles de trabajadores que han tenido que huir de la desocupación y de miles de militantes que han tenido que huir de la persecución. Esta es una de las claudicaciones más graves de los gobiernos de Vázquez y Mujica y se suma a la frivolidad que han mostrado en la defensa de los derechos humanos.

 

La seguimos, Fer

UVLA 1

30 años de la revista QUIPU- Entrevista a Juan José Saldaña

“La historia de la ciencia local aporta espesura a la cultura de América Latina”

“Ya es tiempo de ocuparse del público”

Entrevista a Juan José Saldaña

Por: Libertad Díaz Molina

Universidad del Caribe

P. Estimado Dr. Saldaña. En breve Quipu, Revista Latinoamericana de Historia de las Ciencias y la Tecnología cumplirá 30 años de su fundación, y ahora anuncia usted una renovación completa del concepto mismo de revista académica para Quipu. Para iniciar esta entrevista, díganos por favor en su calidad de Director-Fundador de dicha revista cuándo y porqué surgió la idea de esta publicación.

R. JJS: El primer número de Quipu apareció en marzo de 1984 por lo que en efecto son treinta años los transcurridos desde su fundación. Varios fueron los motivos que nos llevaron a concebirla y luego a publicarla. Debo empezar por decir, y esto sin exageración alguna, que en esa época la historia de la ciencia y la tecnología de las regiones periféricas era completamente ignorada y por ello incomprendida. Y a este respecto América Latina, entendida como región geo-cultural-epistémica, no era una excepción sino que por el contrario ejemplificaba el prejuicio de considerar que la creatividad científica y la transformación material de la realidad con base en el conocimiento científico eran completamente exógenos a sus sociedades. Sin embargo, en algunos países se habían publicado algunos estudios sobre la ciencia local y por ello algo se sabía de la historia de la medicina, la minería o la biografía de algunos personajes o instituciones; pero era un hecho cierto que esos estudios eran difíciles de conseguir, que eran casi ignorados y que su influencia era definitivamente nula al interior mismo de sus países, y no se diga fuera de ellos. Es decir, que a la opacidad epistémica del objeto de estudio se sumaba una incomunicación completa entre quienes se interesaban por esos temas, y entre ellos y el público. Por ello era común afirmar que para encontrar a América Latina había que ir… ¡a París! Sólo de esa manera se podía entrar en contacto con otros latinoamericanos, y muchos así lo hicimos. Pero aun cuando para aquellos años ya existíamos algunos cuantos jóvenes doctores en historia de la ciencia en algunos países, la historia de la ciencia latinoamericana seguía siendo opaca aún para nosotros pues habíamos sido formados en Europa, la URSS o USA, sitios en donde esta disciplina había cobrado gran impulso ciertamente pero donde no se estudiaba nada relacionado con América Latina o cualquier otra región periférica. En aquella época nuestras tesis doctorales versaron invariablemente sobre la ciencia europea.

Fue con estos pocos colegas que hicimos el esfuerzo de reunirnos por primera vez (Puebla, México, 1982) para considerar las posibilidades de desarrollar –de inventar, se podría decir- el género “historia de la ciencia latinoamericana” y para ello formamos una sociedad científica. Entre otras tareas que nos impusimos para desarrollar esa comunidad regional estuvo el objetivo de contar con una revista que con rigor académico abordara ese amplio y nuevo campo de estudio: la historia de la ciencia y la tecnología de América Latina. Esa publicación fue Quipu, y su impacto fue inmediato y rebasó nuestras fronteras. La revista se encuentra en una gran cantidad de bibliotecas en el mundo. Las citas que tienen los artículos publicados en Quipu son muy numerosas y este hecho es excepcional. Y para la comunidad que la alentaba, Quipu era su representante y era su voz. Nuestra revista llegó a ser, sin duda, un punto de referencia obligado en el estudio de la ciencia en diferentes contextos culturales. A la distancia de tres décadas, creo que no nos equivocamos al publicar esta revista pues en gran medida gracias a ella su temática hizo eclosión en el ámbito latinoamericano y fue reconocida fuera de él también. Pero lo más importante es que ya no tuvimos que justificar más por qué hacíamos ese tipo de estudios, como era el caso al principio, pues, inclusive, siguiendo nuestros pasos a nivel mundial se impuso el estudio de la ciencia “en situación” que es el que hoy predomina.

P. Desde 2012 reanudó usted la publicación de Quipu en forma electrónica ya que había sido suspendida más de una década atrás. ¿A qué obedeció este renacimiento de la revista?

R. JJS: En “Mi experiencia como Editor de Quipu” expuse hace algunos años por qué se detuvo en el año 2000 este proyecto. En lo fundamental, reitero, fue la incapacidad estructural de nuestra comunidad para enfrentar los enormes desafíos que entonces existían para que funcionara una publicación profesional, y la comunidad profesional misma, al nivel de todo un continente. Pues, aunque se hablaba mucho entonces de identidad latinoamericana, de hermandad inclusive, en los hechos ninguna institución o gobierno estuvo dispuesto a apoyar empresas profesionales regionales como la nuestra. Un reflejo, tal vez, de nuestro atraso de entonces en tantos otros órdenes. No obstante, el mundo cambió substancialmente como consecuencia, en parte muy importante, de la globalización y la revolución informática, y ello abrió posibilidades inéditas hasta entonces en muchos ámbitos de la vida social. Sin embrago, en nuestro campo ello no ha producido una adaptación a la nueva situación que permite, entre otros cambios importantes, nuevas posibilidades para ocuparse del público y una nueva naturaleza para las comunidades profesionales. Pues bien, En Quipu nos pareció que ya era tiempo de hacerlo y poner a tono con nuestro tiempo a la historia de la ciencia y la tecnología contando con la acción decidida de sus propios protagonistas. Quiero decir que los importantes resultados que hemos logrado en el pasado no han influido casi en nuestras sociedades y aún se encuentran actuantes aquellos prejuicios sobre nuestra esterilidad en materia científica y tecnológica. Para empezar estos prejuicios que observamos aún entre una parte de los intelectuales deben ser desterrados definitivamente pues afectan negativamente en muchos ámbitos a la sociedad, y, sobre todo, porque son falsos. Remontar esta situación, en mi opinión, corresponde a los propios historiadores de la ciencia de América Latina, modificando para ello su comportamiento profesional egocéntrico. Pues, si bien es verdad que surgieron importantes comunidades de especialistas en diversos países también lo es que éstas investigan y publican para ellas mismas y que la incomunicación ahora se da entre los investigadores y el resto de la sociedad a la que pertenecen. También la comunicación transversal latinoamericana, los estudios comparativos y los intercambios intrarregionales se han debilitado y será necesario recuperarlos. De esta manera nuestra revista, en esta segunda etapa de su existencia, se ha propuesto incidir en todo ello pero ahora echando mano de los recursos de la tecnología informática y de las comunicaciones a nuestra disposición. Después de todo es la historia de la ciencia y la tecnología locales la que puede aportar espesura a la cultura que necesita América Latina ante la globalidad que estamos experimentando, y no podemos permanecer más tiempo de brazos cruzados.

P. A ese respecto, quisiera usted decirnos específicamente en qué consiste el viraje que ha emprendido la Revista Quipu para dar satisfacción a estas nuevas demandas, mismo que fue dado a conocer hace unos días.

R. JJS: Las revistas académicas se encuentran hoy en día en una encrucijada de la que está resultando difícil salir. Las de tipo institucional no responden generalmente a los requisitos de imparcialidad y libertad que demanda la investigación científica por la bien conocida regla de oro que en ellas opera: “quien pone el oro pone la regla”. Las revistas no institucionales, por su parte, han caído en manos de empresas que buscan lucro y han vuelto sumamente costoso a los autores publicar en ellas, a las bibliotecas universitarias adquirirlas y a los lectores tener acceso a lo que se publica. En Europa, por ejemplo, se dan actualmente debates acalorados e iniciativas comunitarias sobre estos temas. En Quipu hemos optado por una tercera vía estratégica adaptada a nuestra realidad latinoamericana que es la profesional. La reforma de la revista está integrada por varios elementos que interactúan, empezando por la publicación misma que ahora se realiza en formato electrónico. Pero esto, siendo un cambio importante, por sí sólo no basta pues se necesita también de una comunidad vinculada a la revista pero de nuevo cuño: una comunidad activa en la Internet e integrada tanto por especialistas como por profesionales de otros campos y aún de público de toda la región: tal es la CIHCyTAL o Comunidad en Internet de Historia de la Ciencia y la Tecnología de América Latina. Por otra parte es fundamental que la revista, a su vez, brinde nuevos servicios de visibilidad y formación a esta comunidad y al público, además de los tradicionales de edición de artículos. Quipu, ahora, entre otros servicios ofrece a la Comunidad los Seminarios en la Web o Webinars que estando a cargo de los mismos miembros de la comunidad contribuyen a la superación profesional y a dar difusión continental e internacional a sus investigaciones; igualmente la popularización de las investigaciones publicadas por la revista, y de otro origen también, que las pone a disposición inmediata de los lectores en la Internet y a través de un Blog; también de relevancia es la presencia activa de la Comunidad en la Internet a través de las Redes Sociales y otros mecanismos para proporcionar visibilidad para nuestras publicaciones, para nuestros autores y para nuestros temas. Empezamos hace un año a trabajar en esta perspectiva y en diciembre de 2013 la hemos puesto ya a disposición de la Comunidad tanto de nuestros autores como de nuestros lectores. Si bien es pronto para juzgar sobre resultados, la acogida inicial que hemos tenido es muy promisoria, y ello a pesar de la novedad tecnológica que encierra la propuesta que a algunos aún les parece extravagante. Pero toda innovación al principio lo parece y los jóvenes de edad o de espíritu han sido siempre los promotores de los cambios que se necesitan, y en ellos confiamos.

P. ¿Qué resultados se esperan obtener con tan innovadoras propuestas?

R. JJS: Queremos definitivamente acabar con la falta de lectores que padecen desde hace mucho las revistas académicas y volver socialmente influyentes a los resultados de la investigación en historia de las ciencias y la tecnología de América Latina. Ambos objetivos los pretendemos alcanzar con la participación misma de los investigadores y del público. Con las innovaciones tecnológicas que actualmente existen (inimaginables tan solo hace veinte años) creemos, además, que contamos con un instrumental apropiado para conseguirlo y crear así una nueva cultura de la ciencia en América Latina basada en el conocimiento de su historia. Ya es tiempo de mostrar a un público amplio que ha existido una experiencia particular de la ciencia y la tecnología de carácter no trivial en la región latinoamericana y, así, que desterremos definitivamente la ideología de la esterilidad que nos fue impuesta por intereses que ya hemos identificado a estas alturas con claridad. En la ejecución exitosa de este proyecto nos va el futuro. De esta forma, es dable esperar de esta estrategia que hemos adoptado la publicación de investigaciones originales sobre la ciencia y la tecnología con una divulgación que será eficiente; la obtención de influencia sobre la educación científica y tecnológica mediante la incorporación de la historia de la ciencia local en la didáctica científica; en la comunicación pública de la ciencia al vincularla con la experiencia científica de nuestras sociedades; en las políticas de ciencia, tecnología e innovación al incorporar en ellas el grano de realismo que aporta el conocimiento de nuestro pasado, y en la creación de una nueva cultura de la CyT entre el público mediante el conocimiento de su historia. Pero, desde luego, no es menor que también estemos aspirando a establecer una forma nueva y efectiva de comunicación entre los especialistas y la sociedad.

P. En lo personal, ¿Cuál ha sido la mayor satisfacción que le ha proporcionado la Revista Quipu?

R. JJS: Luego de treinta años de dirigir esta revista que tantos logros ha alcanzado sería una falsa modestia decir que no me siento orgulloso por haber dirigido el barco en su travesía; pero sería injusto si no digo que no lo hice solo, pues todo el tiempo conté con la colaboración de muchos colegas de toda la región y con el valioso apoyo de los autores que son quienes han proporcionado la substancia de Quipu. Refiriéndome específicamente a su pregunta, mi mayor satisfacción ha sido de carácter ético. Quipu ha contribuido al surgimiento y al empoderamiento, en el amplio espacio de nuestra región, de una comunidad de profesionales para realizar un trabajo especializado y además hacerlo bien en beneficio de América Latina y de nuestra disciplina. Estoy seguro que la satisfacción de haber creado este vigoroso instrumento la comparten también los colegas que hace treinta años imaginamos que era posible publicar una revista académica sobre una temática nueva y de valor cultural cierto para nuestros países. Y, juzgo igualmente, que será satisfactorio para los colegas jóvenes y desde luego para mis contemporáneos y para mí mismo, el contar con la excitante oportunidad de realizar con vigor nuevos fines profesionales de relevante impacto social y cultural para nuestra región, para nuestra disciplina y para nuestra contribución a la historia de la ciencia mundial disponiendo, en esta ocasión, de nuevos medios eficientes y apropiados para lo que estamos buscando como comunidad profesional en Internet.

LDM: Muchas gracias, Dr. Saldaña, por esta entrevista; y mis mejores deseos para el buen éxito de este gran proyecto.

Esta entrevista se verificó el 2 de enero de 2014.

UVLA 0